Actualizado
viernes, 24 mayo 2019
23:57
h
URGENTE

Nueva mirada al Lagarto de Jaén

Pedro López Yera publica La alargada sombra del dragón y otras historias... jiennenses

La leyenda del Lagarto de la Magdalena, independientemente de la versión que se elija, da mucho de sí si se adereza con una imaginación portentosa y una pluma ágil, docta y versada. Este es el caso de Pedro Antonio López Yera, colaborador de Diario JAÉN, quien recientemente editó una nueva mirada, la suya, sobre la leyenda del Lagarto de la Malena. Un libro que incluye también una selección de textos recogidos en La alargada sombra del dragón y otras historias. La iniciativa formó parte de un programa de animación a la lectura que se puso en marcha en el colegio Ramón Calatayud de la capital. “Se trata de una colección de textos que fui preparando diariamente, por capítulos, dentro de una acción de animación lectora con mis alumnos y alumnas del ya desaparecido Colegio Ramón Calatayud”, comenta el autor.

Una idea que partió de efemérides y temas curriculares de su profesión que le animaron a preparar estas narraciones. Los capítulos, explica López Yera, iban acompañados por fichas de actividades tanto de investigación como de creación, algunas para desarrollar en clase y otras en casa. En el libro, dice, “cada episodio se aprovecha para introducir sutilmente cuestiones curriculares para complementar cada tema. Se trataba de una acción prácticamente transversal”.

La historia que da título a la obra es una mirada distinta, que hace el autor, a la leyenda del Lagarto de la Magdalena, un pequeño homenaje a la misma a raíz de haber sido declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Otras narraciones están relacionadas con el milenio del Reino de Granada, siguiendo textos del norteamericano Washington Irwing y algunas lo están con determinados aspectos de la historia, de la mitología o con la educación en valores. Siempre adecuando los textos a planteamientos educativos y procurando generar actividades, investigación e intercambio de ideas.

Respecto a ese plan de animación lectora, López Yera manifiesta: “Realmente tuvo un éxito considerable. No solo se implicaron los alumnos, sino que muchas familias me interrogaban sobre los próximos episodios. Se creó una corriente muy interesante, en ocasiones parecida a lo que podría ser un club ‘casero’ de lectura. Y los alumnos participaron en el desarrollo de las historias”.