Actualizado
lunes, 18 diciembre 2017
20:37
h
URGENTE

Más de 200 jiennenses arropan la VII edición de Festiband

El encuentro homenajea la vida y obra del villargordeño Andrés Martos Calles
Ver comentarios

Era una jornada importante para ellos. No solo porque, en el día del Pilar, tomaron las calles más céntricas de la ciudad para hacer uno de sus ya conocidos recorridos musicales, sino porque, con su llegada al Teatro Darymelia, comenzó la séptima edición de su esperado encuentro. Se trata del Festival Jiennense de Bandas de Música, conocido popularmente como Festiband. Es una de las citas más importantes para los jiennenses que, este año, tuvieron la oportunidad de disfrutar justo a las puertas de la Feria de San Lucas.

De esta manera, la asociación musical San Agustín, de Borox, Toledo; la banda de música de la Sociedad Filarmónica de Jaén y la asociación músico-cultural Maestro Miguel se dieron cita en la Plaza de San Ildefonso para comenzar su famoso pasacalles. Pasó por las calles Ignacio Figueroa, Bernabé Soriano, la Plaza de San Francisco, Álamos, Colón y Maestre. “La unión de todas las bandas conformó una sola de unas cien personas. El presidente de honor de nuestra asociación, Manuel Vilchez, dirigió la primera entrada de la agrupación mayor. Cada uno de los directores encabezó a su banda durante el pasacalles, en el cual tocamos tres marchas”, explicó Víctor Pérez, el anterior presidente de la Sociedad Filarmónica de Jaén.

La marcha musical itinerante concluyó en el Teatro Darymelia, donde más de doscientos jiennenses aguardaban su llegada para asistir a uno de sus conciertos más esperados. Como cada año, una de las tradiciones de este encuentro es homenajear a un músico destacado. En esta edición fue el turno de Andrés Martos Calles, un compositor villargordeño, teniente coronel del Cuerpo de Música Militar Escala Superior de Oficiales. Calles es autor de numerosas obras sinfónicas, marchas, himnos y pasodobles, muchos de los cuales fueron interpretados sobre las tablas del Darymelia. “Cada banda ofreció un concierto de cuarenta minutos. Las bases del festival inciden en que cada agrupación tiene que tocar, por lo menos, una obra del compositor al que se homenajea. En esta caso la mayoría fueron pasodobles”, concluyó Pérez.

En el repertorio de cada entidad se pudo escuchar, además, temas de la película La vida es bella y otras bandas sonoras originales. El concierto finalizó con una interpretación magistral del himno de Jaén.