Actualizado
lunes, 17 septiembre 2018
19:18
h
URGENTE

La música mira cara a cara a la muerte en La Económica

El Grupo Polifónico de la Sociedad interpreta Réquiem, de Gabriel Fauré
|
21/03/2018
  • MÚSICA SACRA. El Grupo Polifónico de La Económica posa junto a su directora, Josefa María Gámez.
    MÚSICA SACRA. El Grupo Polifónico de La Económica posa junto a su directora, Josefa María Gámez.

Cercana ya la Semana Santa, y a pesar del frío, la música sacra volvió a la Real Sociedad Económica de Amigos del País de la mano de su Grupo Polifónico, que interpretó Réquiem, de Gabriel Fauré, una de las misas de réquiem más famosas de la música. Lo verdaderamente peculiar de esta pieza es que miró a la muerte sin intimidarse en una acción que resultó liberadora. La tonalidad empleada en Re Menor no fue casual, puesto que a lo largo de la historia ha demostrado ser fácilmente asociable con la tristeza y la muerte. Sin embargo, en el tema se introducen diferencias con conocidos réquiems como el de Mozart o Verdi, añadiendo o eliminando partes, sin seguir fielmente el ritual litúrgico.

Asimismo, desapareció la parte Dies Irae, más apocalíptica y oscura y se añadió Pie Jesu, para ser cantada por un niño, aunque, en esta ocasión, la interpretó la soprano María José Moreno. En la parte Libera Me, más oscura y densa, los músicos introdujeron un aria de barítono, cantada por Miguel Arjona. Con Paradisum el público pudo trasladar sus mentes a un espacio tranquilo y atemporal.

Historia. Se cree que esta última parte de esta pieza original de Réquiem, de Gabriel Fauré, estaba dedicada a sus padres, que habían fallecido en fechas próximas a la composición de la obra. Esta misma está compuesta entre 1886 y 1888, y se interpretó, por primera vez, en la Iglesia de la Madeleine, donde su autor era organista y director del coro.

Posteriormente, Fauré orquestó el Réquiem, añadiendo instrumentación para hacer una versión más adecuada en los conciertos. La versión definitiva es la más conocida y la que se interpreta actualmente. Y esa fue la que cantó el coro de La Económica, con un gran éxito refrendado, tanto por la duración de los aplausos como por la asistencia de público que, una vez más, arropó la actividad.