Actualizado
sábado, 03 diciembre 2016
19:22
h
URGENTE

La ironía de Mendoza merece un Cervantes

El jurado valora en el autor catalán el inicio de una nueva etapa narrativa
Ver comentarios
|
01/12/2016

El escritor Eduardo Mendoza ha sido galardonado con el Premio Cervantes 2016, reconocimiento que otorga cada año el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y que está dotado con 125.000 euros. Así lo anunció el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, en un acto celebrado en la Secretaría de Estado de Cultura. El Cervantes, considerado el Premio Nobel de las letras castellanas, galardonó el pasado año al escritor mexicano Fernando del Paso.

El jurado concede el galardón a Mendoza al entender que con la publicación de La verdad sobre el caso Savolta en 1975 se “inaugura una nueva etapa de la narrativa española en la que se devolvió al lector el goce por el relato y el interés por la historia que se cuenta, que ha mantenido a lo largo de su brillante carrera como novelista”. “Eduardo Mendoza, en la estela de la mejor tradición cervantina, posee una lengua literaria llena de sutilezas e ironía, algo que el gran público y la crítica siempre supieron reconocer, además de su extraordinaria proyección internacional”, ha añadido el acta del premio.

Méndez de Vigo ha hablado con el escritor, que se encontraba fuera de España, tras la decisión del jurado, y ha transmitido su agradecimiento. “Estaba muy contento y satisfecho. Yo me he quitado el sombrero de ministro y me he puesto el de lector de Eduardo Mendoza para decirle lo mucho que me gustaba su obra”, ha explicado. De hecho, ha resaltado que “habrá una gran cantidad de lectores satisfechos” con esta decisión, al tiempo que ha desvelado una anécdota de la conversación telefónica. “Uno de sus refranes favoritos es ‘de perdidos al río’ y yo, aprovechando su sentido del humor, le he dicho en broma que con este premio debe ser ahora ‘que me quiten lo bailao’”, ha comentado. Por su parte, el representante de la RAE y presidente del jurado, Pedro Álvarez de Miranda, ha explicado que no ha sido “una decisión fácil” ante los numerosos candidatos propuestos, si bien ha destacado que se ha impuesto “un novelista puro” frente a otros géneros. “Hay que destacar eso aparición repentina de Mendoza con La verdad sobre el caso Savolta en 1975, procedente de la traducción e interpretación, consiguiendo uno de los hitos de la novela española como fueron El Jarama o Tiempo de silencio”, ha señalado. En este sentido, Álvarez de Miranda destaca que en ese año la literatura española “estaba intentando recuperarse” de la aparición del ‘boom’ latinoamericano, y la novela de Mendoza “pone a la altura a ambos”. “A partir de ahí, ha contado con una trayectoria extraordinaria que no ha dejado de incorporar humor a la literatura y de incorporar una capa de lectores muy amplia”, ha indicado. El Premio Cervantes galardona a cualquier autor cuya obra esté escrita totalmente, o en parte esencial, en castellano y esto es algo que también ha destacado el presidente del jurado.

Marsé destaca la calidad
de la obra
del premiado

El escritor Juan Marsé mostró ayer su alegría por la concesión del Premio Cervantes 2016 al escritor barcelonés Eduardo Mendoza: “Me alegro muchísimo del premio a Eduardo. Se lo merecía hace mucho tiempo ya”. El escritor ha dicho estar “contentísimo” por él, y muy de acuerdo en la concesión. “Me gusta muchísimo lo que escribe”, agregó. El escritor Álvaro Pombo, por su parte, aseguró que el Cervantes está “muy bien dado”, al tiempo que ha bromeado sobre su ‘eterna’ candidatura al galardon. “A la próxima, hay más días que judías”.

Savater: “Es de los pocos Cervantes que me hacen reír”

El filósofo y escritor Fernando Savater asegura que la concesión del Cervantes 2016 a Eduardo Mendoza supone “un acto de justicia”, porque era “el gran ausente” en el palmarés de este galardón. “Todos nos alegramos”, aseguró. “Me parece estupendo que se lo hayan dado, he leído todas las cosas que ha escrito y creo que se lo merecía desde hace mucho tiempo. Además, después de Borges y de Cabrera Infante, es el tercer Premio Cervantes que me ha hecho reír”, destacó.