Actualizado
sábado, 17 noviembre 2018
17:18
h
URGENTE

La crítica política y social se viste de humor e ironía

El humorista, junto a Santi Rodríguez, presenta su libro Surnormal Profundo

Fuera tópicos. Hay que desobedecer al enfrentamiento entre la parte oriental y occidental de Andalucía. El acento es una señal de identidad, no un error que corregir. Estas son algunas de las ideas que el humorista —y ahora también escritor— Manu Sánchez plasma en su ópera prima, Surnormal profundo, un libro que, según él: “Está escrito para meter el dedo en la llaga”. De esta manera, el cómico añadió: “Hago humor para molestar a algunos, no para entretener. Y creo que lo he conseguido. Me doy por satisfecho”.

Sánchez se convirtió en uno de los rostros más reconocidos de la pequeña pantalla con sus comienzos en Canal Sur. Con su ironía, y a través de mensajes cargados de dobles sentidos, llegó al Museo Íbero para presentar su libro. “Esta obra ha caído de pie en Jaén. Tenía la necesidad de que los jiennenses lo abrazaran. Elegí este museo para presentarlo porque aquí se recrean nuestros orígenes. Es una forma de conocernos y aprender a querernos. Estamos en una tierra donde cada civilización se ha convertido en una versión de sí misma. Eso es algo que no debemos olvidar”, expresó.

Acompañándolo en este día tan especial se encontraba Santi Rodríguez, quien destacó: “Manu es un amigo y una persona a la que admiro profundamente. Es muy ingenioso. Valoro su valentía al zambullirse en determinados temas de carácter político y social. Entre sus páginas, aboga porque, de una vez por todas, dejemos tantos estereotipos de lado, como el que no debemos avergonzarnos de cómo hablamos. Es un honor presentar su libro, más aún en el entorno en el que estamos. Es la segunda vez que vengo al Museo Íbero. Creo que es un lugar que tiene muchas posibilidades. Y aunque necesita todavía mucho, ya ha arrancado, y contamos con un entorno excepcional para sacarle rendimiento”.

El acto estuvo introducido por el periodista de Cadena SER Eduardo Oliver, quien apuntó: “Es un libro atípico que reivindica Andalucía. En Jaén no solo vivimos del olivo sino de la buena gente”.

Por su parte, Sánchez explicó que el título de su obra hace referencia al “sur” y a la “normalidad”. En esta línea, afirmó: “La gente de fuera cuenta de nosotros que somos exóticos y peculiares. No es así. Esa es una idea que vive en el ojo del viajero. Somos del sur y normales”. El escritor hizo referencia a las distintas hablas andaluzas, así como al doblaje televisivo de muchas ficciones internacionales, que referencian algunos arquetipos de personajes. “Escuché que muchos han criticado la serie ‘La Peste’ porque sus personajes hablaran en andaluz. Creo que es absurdo. En Sevilla, en el siglo XVI no se hablaba como en Valladolid. Algunos personajes, como ‘la Juani’ en Médico de familia o el portero de Aquí no hay quien viva son andaluces y todo el mundo les entiende. ¿Qué nos están queriendo decir con eso? ¿Se asocia nuestro acento a una determinada clase económica? Yo no me veo en la necesidad de corregir mi acento porque solo se corrigen las cosas que no están bien”, concluyó.