Actualizado
miércoles, 22 mayo 2019
23:07
h
URGENTE

“La anatomía es una constante”

El pintor de Navas de Tolosa expone su nueva obra en la sala Renace de Baeza

—En la exposición de Baeza aparece un Scheroff diferente a lo que caracterizaba su obra.

—Lo que he traído a Baeza es una evolución de lo que he venido haciendo todo este tiempo atrás. Lo que hago ahora es interpretar obras de pintores del siglo XVI, sobre todo pintura flamenca. Esas imágenes las traigo al tiempo actual para poner en evidencia que aquella lucha de entonces es una constante.

—¿En qué sentido?

—En el de que el ser humano no ha superado sus complejos, pese al paso del tiempo y de los avances tecnológicos y científicos. Yo traigo esas escenas a la contemporaneidad. Cuadros, por ejemplo, de Rubens, las batallas que él pintaba. Es evidente que esas luchas continúan hoy. Las tienen los animales y, aquí, el ser humano se posiciona por encima del resto de especies.

—Refleja la violencia.

—Sí. Son imágenes, a veces, un poco fuertes. Lo tamizo con el color, con la energía de la obra y con la irrealidad para quitarle un poco el peso tan fuerte de esa violencia.

—¿Cuál es el mensaje que quiere transmitir en estos cuadros?

—Lo que pretendo con esto es hacer una reflexión sobre el mundo contemporáneo y sobre cuál es nuestro papel. Esa es la idea.

—¿Por qué eligió la pintura flamenca del XVI y no la de otras escuelas o países?

—Porque siento que mi obra está muy conectada a ellos. Esas imágenes tienen mucha conexión con mi mundo, con mi imaginario y con mis intereses históricos. Y porque son un reflejo de la violencia del ser humano sobre los animales.

—Ya no son rostros, como ha venido haciendo.

—Es el siguiente paso en mi evolución como pintor. Siempre está latente la necesidad de investigar. Buscar otra historia diferente a lo que ya conoces.

—Pero la anatomía sigue estando presente, en este caso, en los animales.

—La anatomía está superpresente. Hay dos cabezas de canes, que son obras anteriores, y lo que estoy haciendo últimamente.

—¿Dónde tiene su estudio en la actualidad?

—Ahora tengo una de las becas que concede La Térmica de Málaga a seis creadores. Permite estar cuatro meses en Málaga y trabajar en nuestros proyectos. Yo estoy trabajando en esto que hago sobre las luchas absurdas y también sobre la lucha de nuestra generación, donde muchos jóvenes están un poco perdidos y dispersos, porque se les han prometido cosas que al final no se han cumplido.

—¿Mostrará ese trabajo?

—Sí, porque está prevista una exposición final el próximo mes de junio, con todo lo que hemos producido en los cuatro meses que dura la beca.

El tiempo - Tutiempo.net