Actualizado
domingo, 22 octubre 2017
13:52
h
URGENTE

“Ver a mi hijo en la plaza me emociona”

La plaza celebra su 125 aniversario durante estas fiestas

—Como rejoneador es considerado “el mejor torero a caballo del mundo”. ¿Qué opina al respecto?

—Pienso que no soy yo quien debe valorar si soy el mejor o no. En mi carrera trato de hacer las cosas como las siento y como creo que se merece el público. Desde luego es un halago si me consideran así, pero es una cosa que no me quita el sueño.

—Le veremos en la plaza de toros de Baeza, ¿qué puede adelantar sobre su participación?

—Intentaré que el público salga de la plaza contento con el espectáculo que ha visto. Siempre trato de dar lo mejor de mí mismo y de la cuadra que desplazo. Además, en esta ocasión, me motiva mucho estar en una corrida tan importante para la plaza de Baeza como es su 125 aniversario.

—¿Cómo son los toros de la ganadería La Castilleja?

—Es una ganadería que la he lidiado en numerosas ocasiones, pero que hace ya algunas temporadas que no coincido. Suelen ser toros con bastante peso, dado su procedencia murubeña y de muy buena embestida para el caballo, con continuidad y siempre obedeciendo bien a los toques. Espero, por el bien del espectáculo, que en esta nueva presentación ambas partes tengamos suerte.

—Junto a su nombre aparece en cartel a los espadas Juan José Padilla y Manuel Jesús “El Cid”. ¿Qué puede destacar de ellos?

—Juan José Padilla es uno de los toreros preferidos del público y pondrá todo su valor y entrega, con el espectáculo asegurado que suponen sus banderillas. Manuel Jesús “El Cid” me parece un torero con un enorme gusto en lo que hace y que, quizás en estos últimos años, la suerte no le está poniendo en el lugar que merece, pero seguro que va a volver a recuperarse.

—Toreó recientemente con su hijo, ¿qué tal la experiencia?

—Guillermo comienza su carrera en el rejoneo y ya toreó cuatro festejos. El último fue esta semana en Estella. Al verlo, la cabeza se me llena de recuerdos y el corazón, de sentimientos. Son tardes preparadas con una dureza especial pero vividas con un sentimiento enorme porque me llevan a esos inicios en los que mi tierra se volcaba conmigo y ahora lo hacen con él al máximo. Son las tardes más bonitas de estos dos últimos años para mí.