Actualizado
domingo, 16 septiembre 2018
15:31
h
URGENTE

Aquella velada en la que Jaén se conquistó a sí misma

La ciudad se echa a la calle para vivir una intensa jornada cultural con la amplia programación que se desarrolló durante “La Noche en Blanco”

Había decenas de propuestas. Casi imposible de recorrerlas todas. Para todos los gustos, para todas las edades, de todos los géneros. La Noche en Blanco fue una “explosión” de cultura. Una muestra de que en Jaén hay ganas, y muchas de disfrutar de actividades. El centro histórico se convirtió en el epicentro de una ciudad que pocas veces se había visto así, llena de público.

Largas colas para acceder a espacios patrimoniales. Era visible y especialmente impresionante la que albergaba el Refugio Antiaéreo de Santiago. Los aforos se completaron en las visitas guiadas que recorrieron los lugares más emblemáticos de la ciudad. Las cuatro sesiones de cuentacuentos que albergó los Baños Árabes se convirtieron en un despliegue de padres e hijos que esperaban su turno para asistir. Del “teatro” o la danza al cine, en la Lonja de la Diputación que reunió a un gran elenco de aficionados y cineastas del séptimo arte de Jaén.

Y del éxito que cosecharon las visitas al respaldo que aunaron los los conciertos de música medieval (Emilio Villalba & Sara Marina Músicas Históricas), del coro Tomás Luis de Victoria y el de la Universidad de Jaén, de la Banda Municipal y de los conservatorios Superior Andrés de Vandelvira y Profesional Ramón Garay.

Plan Marmota, Gospel Jazzy, el guitarrista clásico Francisco Burgos, Vivace (dueto chelo y violín) y Jaén también baila fueron otros de los muchos jiennenses que demostraron que en “Jaén si hay” talento y ganas de pasarlo bien. Propuestas a las que se sumaron el recital poético a cargo de Novelados y Oliversando, otro musical de Alfonso Amaro, Panaceite, tunas universitarias, Coraluna, Flamenco en Vivo de la Universidad Popular y Dixieland New Proyect... “Mil y una opciones” que fueron todo un éxito de asistencia. La Vicerrectoria de Proyección de la Cultura, María Dolores Rincón, valoró positivamente la iniciativa cultural. “Jaén se conquistó a sí misma. Fue un día que todo el mundo vamos a recordar en tiempo. Mucha gente se enamoró de Jaén. Los propios jiennenses se conquistaron a sí mismos. Se sorprendieron de muchísimos lugares que habían pasado desapercibidos”, señala, mientras cuenta como anécdota, que un matrimonio que salió encantado después de descubrir las maravillas del claustro de la Diputación.

La propia vicerrectora recalca el ambiente de armonía que se vivió en las calles. “La gente de Jaén muestra interés por la cultura, no es cierto cuando se afirma lo contrario”, apostilló y añadió: “Y lo mejor de todo es que no solamente fueron cientos de jiennenses los que disfrutaron de las iniciativas, sino que fueron los propios jiennenses los que formaron parte de la programación. La mayoría son de Jaén”, dijo. Sobre la afluencia de las actividades, la vicerrectora explicó, que todas ellas contaron con enorme respaldo, como las visitas a la Catedral, donde se tuvo que aumentar el número de guias. “Todas ellas se desbordaron. El coro en el monasterio de las Bernardas, el Réquiem en la iglesia de la Merced, la Lonja convertida en plató de cine... o esos grupos de jazz con la Catedral como telón de fondo. Todas ellas fueron interesantes”, expresa.

Finalmente, María Dolores Rincón aludió al acuerdo entre instituciones como parte del éxito de La Noche en Blanco. “Cuando todos ponemos de nuestra parte, con un esfuerzo menor se consiguen resultados mayores”, recalca. Sobre si habrá una segunda edición, la jiennense remata: “Si esta es la primera es porque habrá una segunda, una tercera...”.