Actualizado
sábado, 17 noviembre 2018
12:03
h
URGENTE
  • APERTURA. Escena de la primera película que se va a proyectar, Infinity War.
    APERTURA. Escena de la primera película que se va a proyectar, Infinity War.

La situación es la siguiente. Cae la tarde en la capital del Santo Reino y aunque hace calor parece que a los protagonistas de la historia no les importa. Aparecen grupos de amigas, familias con niños pequeños, en otras ocasiones otros que van sin compañía y, a veces, parejas de novios, pero todos con algo en común, pasar una tarde de lo más divertida o quizás sea terrorífica pero, sin duda, una jornada novelesca.

La culpa de que muchos desafíen al mercurio es del séptimo arte sí, pero en su versión estival porque el cine de verano se lleva. ¿Y por qué salir del frescor del hogar cuando las películas están al alcance de un click? Pues porque las proyecciones bajo el cielo de la capital y del resto de municipios pueden ofrecen elementos que no están en el salón de casa. El lugar de encuentro de todos ellos es el Auditorio de la Alameda y el motivo no es otro que sumar cultura a través de los fotogramas. Porque el cine de verano de Jaén llega, en esta edición, repleto de estrenos de películas para todos los gustos y premiadas en muchos de los casos. Para quien se anime puede asistir al primer de los pases que será el próximo jueves a las diez de la noche. Para la primera de las sesiones pueden llevar capa ya que la inauguración se hará con la película Infinity War. Desde entonces, se proyectará una sesión diaria que se alargará hasta el 9 de septiembre alrededor de las diez de la noche. Campeones, Perfectos Desconocidos, La forma del agua o Mamma Mía: una y otra vez, serán algunas de las películas que se proyectaran y darán una segunda oportunidad a aquellos que se perdieran algunas de las producciones más taquilleras de los últimos meses. El precio será de cinco euros, excepto para los que tengan el carnet joven, jubilados y personas con discapacidad y diversidad funcional que será de cuatro y, los miércoles (día del espectador), que también será de cuatro euros para todos los espectadores. Hay para aquellos que quieran sentirse héroes, para los que quieran reír, cantar, sacar el pañuelo y a los que les guste el cine de distintos países porque en la capital el mercurio no afloja hasta tarde y la mejor de las maneras para olvidar las responsabilidades es vivir la vida de otro durante un par de horas con la caída de la noche como telón de fondo y, para ello, pueden elegir entre más de cincuenta ofertas. Además, el cine es un eslabón fundamental de la cultura social y el cine de verano ofrece una gran oportunidad a las nuevas generaciones y sus padres. Solo hacen falta las palomitas, bebida fresca, un cojín para convertir las sillas en cómodas butacas y todo listo para disfrutar. Porque el verano es para sentirlo y si se hace de la mano de la cultura la aventura se convierte en conocimiento.