Actualizado
lunes, 12 noviembre 2018
21:28
h
URGENTE

Parecía un día cualquiera en la vida de estas dos chicas de diecisiete años, Ángela Aguilera y Flavia Elmerabet. Una jornada más de instituto en el IES Ciudad de Arjona entre libros, compañeros y asignaturas interminables, pero no. Una idea se instaló en la mente de estas dos amigas que, ahora, está a punto de convertirse en un sueño cumplido. ¿Sería posible grabar un corto y poder compartirlo?, así fue como llegaron hasta Villanueva Showing Film Awards, un concurso de cortos internacional en el que jóvenes universitarios y, desde este año, también estudiantes de Bachillerato comparten sus proyectos. Cada edición, la organización escoge una temática diferente; en este caso las creaciones se centran en la sensibilización, en un certamen organizado por el Centro Universitario Villanueva.

Así fue como, poco a poco, se creó Mírame, el trabajo de estas jóvenes de Arjona y Escañuela, que rápidamente se pusieron en marcha para movilizar a familiares y amigos hasta darle forma a su primer proyecto en común, que grabaron en la capital. Unos minutos en los que el espectador se traslada a una historia humana en la que un mendigo pide ayuda a las personas que pasan por delante de él, cada día, sin que nadie se preste a asistirle hasta que una de las jóvenes que nunca se ha parado necesita que la amparen y es el indigente quien la apoya, a la vez que da una gran lección de vida a esta chica. Un trabajo que nace de la ilusión por la creación de historias de ambas jiennenses, así como de la gran amistad que mantienen y que las ha convertido en un exitoso equipo. Con la llegada del mes de febrero, los organizadores seleccionaron los mejores veinticinco proyectos, entre los que se encuentra estas dos jiennenses, que el próximo 16 de abril sabrán si, finalmente, consiguen hacerse con el Premio Promesa, la categoría en la que están nominadas, en una gala que se llevará a cabo en Madrid, más concretamente en los Cines Callao.

El camino comenzó hace meses y puede culminar con el primer premio, que incluye una beca, de un año, en el centro universitario y un curso de verano para aprender a grabar un corto de manera profesional. La ilusión y la expectación son máximas, por lo que Ángela Aguilera y Flavia Elmerabet cuentan, con impaciencia, las horas para su gran noche, ya que, quizás, ese día, aparentemente normal, será el inicio que puede otorgarles el “Goya” de los universitarios, que es como se conoce a este concurso, a la vez que enseñar a otros jóvenes a convertir días cualesquiera en grandes proyectos en los que el motor es la ilusión y el medio, las ganas.