Actualizado
miércoles, 26 septiembre 2018
12:54
h
URGENTE

Premio al mejor arquitecto en Patrimonio de la Humanidad

Pedro Javier Fernández es galardonado por sus obras realizadas en la ciudad
  • premio. El arquitecto técnico Pedro Javier Fernández Quevedo junto al edificio de las Antiguas Carnicerías y Torre del Reloj.
    premio. El arquitecto técnico Pedro Javier Fernández Quevedo junto al edificio de las Antiguas Carnicerías y Torre del Reloj.

El arquitecto técnico Pedro Javier Fernández Quevedo fue galardonado con el primer premio otorgado por los Colegios Oficiales de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de las Ciudades Patrimonio de la Humanidad de España por la obra denominada “Rehabilitación a la Torre del Reloj y Antiguas Carnicerías para uso turístico en Úbeda”. En un trabajo en el que también se intervino, en un tercer bien, la muralla, declarada Bien de Interés Cultural (BIC).

Se trata de la primera edición de los premios de la arquitectura técnica a actuaciones en ciudades Patrimonio a la que se presentó un amplio abanico de trabajos, tanto de conservación, rehabilitación o restauración, marcados por el respeto al edificio y sistemas constructivos. Así, una vez reunido el jurado y estudiadas todas las actuaciones presentadas, se decidió por unanimidad otorgar el primer premio a Pedro Javier Fernández Quevedo, por la labor integradora de cada elemento restaurado en el conjunto edificado. Además, se evaluaron muy positivamente los programas de divulgación de la obra y el posterior mantenimiento del edificio.

Fernández Quevedo quiso subrayar que la redacción del proyecto fue realizada por un equipo multidisciplinar de la oficina técnica del servicio de arquitectura del Ayuntamiento ubetense. Un equipo que estuvo formado por tres arquitectos y un arqueólogo, además de asesores del área y profesionales externos como historiadores y restauradores que colaboraron desinteresadamente.

Se optó por utilizar como método de trabajo el SCCM de Restauración Monumental o Restauración Objetiva, fundamentado en comprender y valorar el monumento en sus tres dimensiones esenciales: documento histórico, objeto arquitectónico vivo y elemento muy significativo.

El galardonado destacó la importancia de los agentes intervinientes en la obra, como son el promotor, en este caso la Administración local, el equipo de técnicos, tanto en la fase de redacción como en la dirección y la empresa constructora, pues, como indicó Fernández Quevedo: “Si alguno de estos agentes falla, difícilmente se puede conseguir una intervención de calidad”.

En cuanto a la ejecución de la obra recordó que fue una complicada, pues se trataba de una segunda fase, ya que con anterioridad se había hecho una intervención en la planta baja de las Antiguas Carnicerías”.

otros proyectos premiados

José Luis Sánchez y Javier Sellers fueron galardonados por el increíble trabajo de “Renovación de la iluminación Monumental de la ciudad Histórica de Cáceres”, y Juan Manuel Vega, Miguel Ángel Sánchez y Jorge Carlos Delgado también fueron premiados por la “Restauración de la fachada renacentista del Colegio Mayor de San Ildefonso de la Universidad de Alcalá”.