Actualizado
domingo, 24 septiembre 2017
11:01
h
URGENTE

La idea de capturar y reproducir los movimientos en una pantalla tiene sus antecedentes en mecanismos tan antiguos como la cámara oscura, el taumatropo o la linterna mágica. Desde los primeros pasos del séptimo arte, hasta llegar a los directores actuales, el cine ha evolucionado mucho, tanto que serían incontables lo números de cortos y largometrajes que asedian la pequeña y la gran pantalla. Este es el caso del jiennense Juan Antonio Anguita que, además de dirigir, actúa y escribe sus guiones usando los medios técnicos que tienen a su disposición. En esa línea, confiesa: “He hecho series, cortos, webseries y películas bajo una misma filosofía, que es usar toda la tecnología que tengo a mi alcance. Yo sé que, por ello, no juego en Primera División y quizás ese sea el precio que pago por hacer la cosas como las hago. Pero no me importa. Siento una gran satisfacción profesional por mi trabajo”.

Anguita escribió, hace algunos años, 12 días de mierda, una obra de teatro que le encargó la compañía Animahist. Tiempo después, actuó con Pedro Lendínez en Ida y vuelta, una película de Juan José Patón, que, además, se rodó en 24 horas. En uno de sus descansos, hablaron de la obra y planearon hacer de ella una película. El sueño se cumplirá en unos meses, cuando por fin vea la luz. “Es una cinta muy interesante que conseguimos grabar en dos días. Presenta algo de comedia pero, al ser un thriller, también tiene su parte de drama. En 12 días de mierda el público se encontrará una situación entre tres amigos en la que es inevitable pensar ¿yo qué haría en ese momento?”, confiesa el director. Ante las dudas de algunos espectadores sobre si la cinta será fiel a la obra, Anguita responde: “Se respeta su estructura y su trama, pero quien la haya visto sobre las tablas, podrá darse cuenta de algunos cambios. Por ejemplo, hay improvisación por parte de los actores en el texto, por eso grabé con tres cámaras, para recogerlo todo. El final también es totalmente sorprenderte. En la obra de teatro pasa de una manera y, en la película, se adelanta al principio. Grabarla también me permitió poner la atención en otros detalles, algo que en el teatro es más difícil de hacer. Me gustaría que se estrenase antes de que acabara el año. Si pudiera ser en octubre o noviembre, mejor. Si no se puede, esperaremos”.

Anguita ha estrenado todas sus obras en la provincia, lugar que utiliza como escenario y razón por la que aclara: “En Jaén tenemos localizaciones muy buenas para grabar. Con la muestra de los 25 Años de Jaén con el Cine Español pudimos ver cuántas películas se han rodado en la provincia. Fue increíble. Creo que esta tierra se ha explotado, pero se puede seguir trabajando. Da muchísimo juego. Carlos Aceituno, por ejemplo, es un actor y director que siempre saca escenarios jiennenses y, en Rodando por Jaén, obligan a sacar escenarios de la provincia, que también es una forma de potenciar lo que tenemos”.

El cineasta es un auténtico apasionado de su tierra y, por ello, siempre que tiene alguna oportunidad, trabaja con actores jiennenses. “Me gusta conformar un equipo de personas de aquí. Creo que Jaén tiene artistas muy buenos, como son Pedro Lendínez, Carlos Aceituno, Cristina Mediero, Oliver Gil o Kike Escobero. Además, la mayoría son amigos. Eso hace muy ameno el rodaje cuando trabajamos juntos”, revela Anguita.

Sexo_Lógico, Secuestro Real o Un regalo para Fran son algunos de sus títulos pero, según él, del que más orgulloso le hace sentir es de Semiprofesionales, un proyecto que, al igual que 12 días de mierda, su próximo estreno, le llena de satisfacción. Por todos estos trabajos, el director recibió el Premio Joven Jaén 2015 por parte de Diario JAÉN, un galardón que sirvió para reconocer su trayectoria cinematográfica. “Es el premio que más me ha emocionado porque no lo esperaba en absoluto. Es decir, no tuve que hacer nada para ganarlo. Llegó sin más. Creo que por eso fue doblemente grato”, concluye Anguita.