Actualizado
miércoles, 14 noviembre 2018
14:23
h
URGENTE

“Los Cerros” se luce entre devoción

Los vecinos ocupan las calles de la ciudad para celebrar el Corpus Christi

Dice el refrán que después de la tormenta viene la calma, y con mucha razón. Después de un sábado plagado de tormentas, el domingo del Corpus Christi amaneció con nubes y claros, pero con una temperatura perfecta para que las decenas de niños de Primera Comunión que formaban parte del cortejo procesional, que acompañaba al Santísimo, no pasaran demasiado calor.

La jornada comenzaba muy temprano, cuando en la madrugada, hermanos de las distintas cofradías de la ciudad se daban cita para montar los altares elevados, a lo largo del recorrido, que posteriormente realizó el Santísimo Sacramento, durante las primeras horas del domingo. Asimismo, toldos y otras colgaduras adornaron las principales calles de la ciudad, que las hacían lucir más hermosas si cabe de lo que ya son. Por ello, altares y calles engalanadas fueron inmortalizados por la gran cantidad de turistas llegados desde diferentes puntos del país, que se mostraban extrañados por el gran número de personas que formaban parte del desfile procesional. En esta línea, preguntaban sobre el número de cofradías que tiene la ciudad, o el porqué de las mantillas dentro de la procesión.

La comitiva partió, a las diez de la mañana, de la Basílica Menor de Santa María de los Reales Alcázares, tras celebrarse la eucaristía. Así, el Santísimo Sacramento estuvo acompañado, además de por los menores que este año han comulgado por primera vez, por la Virgen de Guadalupe, patrona y alcaldesa perpetua de la ciudad, a la que precedían decenas de pequeños ataviados con el traje de romeros. Además, también formaron parte de la comitiva representantes de todas y cada una de las cofradías de Semana Santa de la ciudad, así como una representación de Jesús de Medinaceli y de la Virgen del Carmen.

Tampoco faltó la música a lo largo de todo el recorrido procesional, que fue puesta por la Banda de Nuestro Señor de la Oración en el Huerto y Nuestra Señora de la Esperanza, así como por la Banda de Tambores y Cornetas de María Santísima de las Penas. Además, cerrando el cortejo procesional, justo detrás del Santísimo, iba la Agrupación Musical Ubetense (AMU). Todas ellas amenizaron una procesión única en la provincia donde el sentimiento de los vecinos brilló por encima de todo.

El cortejo recorrió las calles Juan Ruiz González, Plaza Primero de Mayo, Montiel, Corredera San Fernando, Plaza de Andalucía, Real, Juan Montilla y Camino de la Basílica de Santa María. Pero, este año tuvo una importante novedad, y es que Los Seises de El Salvador acompañaron al Santísimo Sacramento y, en determinados momentos del recorrido, como en la Plaza del Ayuntamiento, le cantaron. Se trata de una tradición que parece viene de antaño, pero que con el devenir de los años se perdió y se pretende recuperar.

Asimismo, también se quiere poner en valor la festividad, que en otros tiempos tenía tanta importancia en la ciudad como la Semana Santa, de ahí que este año se convocara un concurso fotográfico, del que saldrá el cartel anunciador del Corpus Christi de 2019. Así, el primer Concurso de Fotografía de esta festividad fue organizado por la Archicofradía del Santo Sacramento y Misa Joven. En el mismo pueden participar todas aquellas personas que lo deseen. El máximo de obras por autor será de cinco, que deben entregarse en la sede de la Archicofradía, ubicada en la Sacra Capilla de El Salvador. Las instantáneas deben presentarse en formato vertical con un tamaño de 30x40, montadas en cartulina o cartón con una medida total de 40x50. El plazo expira el 26 de octubre.