Actualizado
martes, 25 septiembre 2018
20:40
h
URGENTE

El Resucitado recorre las calles junto con su propia cofradía

Temperaturas agradables y cielos con pocas nubes en el desfile que cierra la Semana Santa y recorre la ciudad de sur a norte y viceversa

La procesión del Resucitado de 2018 puede calificarse de histórica. El motivo es que la imagen salió, por primera vez en el desfile dominical, rodeada de su propia cofradía, el grupo parroquial Hermandad Sacramental de Cristo Salvador Resucitado y Nuestra Señora del Alba y Rocío. La imagen de Cristo triunfante fue trasladada por costaleros propios, mientras que en el cortejo también se integraron mujeres con mantillas blancas y penitentes con una indumentaria específica —túnica de sarga blanca, igual que el capirote, con el escudo de la hermandad y escapulario de sarga granate—. El acompañamiento musical correspondió a la banda de la Asociación Pep Ventura, al tratarse de la procesión oficial de la Unión Local de Cofradías de Alcalá la Real, hubo representantes de todos estos colectivos. Presidió la manifestación de fe el sacerdote titular del Salvador y responsable del grupo parroquial constituido hace solo unos meses, Francisco Javier Delgado. En la comitiva hubo ediles del Partido Popular, pero no componentes del equipo de Gobierno socialista.

El Resucitado estrenó la parihuela del paso. También lucieron flamantes las demás novedades, consistentes en el escudo de la hermandad, las medallas, la cruz de guía, los faroles, las varas y la “bacalá”. La comitiva, con principio y final en la iglesia del Salvador, recorrió de sur a norte, y viceversa, el casco urbano. Después de circular por la Avenida de Iberoamérica, el cortejo prosiguió por las calles Bolivia, México, República Argentina, Alfonso XI, Isabel la Católica y Miguel Hernández. Luego continuó por el Paseo de los Álamos y El Llanillo, antes de bordear la Plaza del Ayuntamiento y descender por Angustias, Miguel de Cervantes —de los Caños—, Álamos y la Avenida de Andalucía, para desembocar en la de Iberoamérica. La demostración colectiva de fe se caracterizó por su orden y buena organización. La salida se produjo más tarde de lo esperado, momentos antes del mediodía. La jornada primaveral destacó por los cielos poco nubosos y las temperaturas bastante agradables.

La idea es que la procesión del Resucitado crezca en años sucesivos de la mano de su grupo parroquial. De hecho, los planes pasan por incorporar, en cuanto se cuenten con los medios suficientes, a la Virgen del Alba y Rocío, bendecida el pasado mes de septiembre en un acto público celebrado en la iglesia del Salvador.