Actualizado
domingo, 18 noviembre 2018
13:35
h
URGENTE

Verde y morado cielo de Jaén

El espectáculo de fuegos artificiales, un año más, a cargo de Pirotecnia Sánchez, sirvió de broche para la gala de entrega de premios y llevó la mirada de los asistentes al cielo al ritmo del “Himno de Jaén” del maestro Emilio Cebrián
Ver comentarios

Una vez más, y ya se puede decir que forma parte inherente de la identidad de los Jiennenses del Año, la pólvora es protagonista de la Gala. Lo hace con los disparos de cajas chinas con la que se anuncia el comienzo de la entrega de premios y, especialmente, con el espectáculo piromusical con el que se cierra. Y un año más también, el buen hacer de la empresa marteña Pirotecnia Sánchez estuvo detrás. Justo después de la entrega del Premio Mar de Olivos a la actriz Natalia Verbeke, junto al pabellón semicubierto del Recinto Provincial de Ferias se pudo disfrutar de un montaje con que, como ya se hiciera en 2017 en el Parque Andrés de Vandelvira, del Bulevar, unía los fuegos artificiales con el “Himno de Jaén” que compuso el maestro Emilio Cebrián. Un diseño multicolor de luces con el verde de los olivares y el púrpura de la bandera jiennense como especiales protagonistas mientras resonaban los versos que dicen aquello de “En tu olivar, soñé de ti, con luz de luna, jaenera ser feliz. Y al despertar con esa luz, a mi pastira junto al monte de la cruz. Bella ciudad de luz que tienes cuando miras, el corazón y el sol rendido a tus pastiras”. Una cuestión imprevista, como fue un corte en el suministro eléctrico, interrumpió por unos segundos el espectáculo de luz y sonido, pero inmediatamente se reanudó para culminar entre los aplausos del público.