Actualizado
sábado, 22 septiembre 2018
19:52
h
URGENTE

El envejecimiento activo se “afianza” entre los jubilados

El catedrático de la UJA Juan Manuel de Faramiñán defiende que “ser pensionista no es el final de la vida”
  • DIVERSIÓN. Personas mayores se ejercitan en el Parque del Bulevar.
    DIVERSIÓN. Personas mayores se ejercitan en el Parque del Bulevar.

La jubilación no es el final. Esa es la idea que defiende Juan Manuel de Faramiñán Gilbert, catedrático emérito de Derecho Internacional Público de la Universidad de Jaén. “Que los años pesan es un criterio absurdo, puesto que su suma debería comportarse como un pedestal sobre el que apoyamos nuestras experiencias y nuestro conocimiento”, destaca. Asimismo habla de la importancia de ejercitar no solo el cuerpo, sino también la mente. “No se debe olvidar cultivar nuestra actividad cerebral”, apunta. Para ello, lo más recomendable, son los “hobbies” y el desarrollo de las vocaciones, según indica. “A muchos de nosotros nos ocurre que durante nuestros estudios en el colegio y en la universidad hemos sentido la necesidad de hacer, además, otra cosa, así que no se debe abandonar esa solicitud de nuestra voluntad y deberíamos afrontar con resolución el realizar otro tipo de actividades, sin que, por ello, se entorpezcan nuestros estudios, dado que en ese momento de nuestra vida son fundamentales”, subraya.

De Faramiñán habla del “motor de la juventud intelectual y mental”, que surge del aprendizaje de idioma, realizar actividades que despierten la imaginación y los sentidos, organizar viajes culturales, ejercitar la lectura de los clásicos y los modernos, así como el desarrollo poético o la práctica de un instrumento musical, incluso una tertulia con compañeros y amigos. Todo ello como diversos métodos para favorecer el envejecimiento activo entre los pensionistas jiennenses.

Entre las organizaciones que tienen entre sus objetivos este aporte a los ciudadanos se encuentra la organización Secot (Séniors Españoles para la Cooperación Técnica), a través de la “Secoterapia”. “Genera un enriquecimiento para los jóvenes que se relacionan con los veteranos recibiendo su experiencia y sus conocimientos y para los veteranos que se implican en las vocaciones y los emprendimientos propios de las nuevas generaciones”, dice, y aporta: “De este modo todos se sienten útiles”.