Actualizado
viernes, 16 noviembre 2018
21:54
h
URGENTE

El agua refresca los montes

La lluvia reduce el riesgo de propagación, pero el Infoca sigue en alerta máxima
Ver comentarios
  • SEÑALIZACIÓN. Carretera que une Villanueva del Arzobispo al embalse del Tranco en el Parque de Cazorla, Segura y Las Villas.
    SEÑALIZACIÓN. Carretera que une Villanueva del Arzobispo al embalse del Tranco en el Parque de Cazorla, Segura y Las Villas.

No hay tregua. El Dispositivo para la Prevención y Extinción de Incendios Forestales de Andalucía (Infoca) se encuentra en alerta máxima. Está para apagar las llamas en el caso de que surja algún conato de incendio. Sin embargo, aquí la vigilancia de los agentes forestales y, sobre todo, de la Guardia Civil se hace indispensable, ya que buena parte de los fuegos que se han producido han sido provocados por el hombre —por imprudencia o de manera intencionada—.

El pasado miércoles, Jaén superó un día muy complicado. El mapa del riesgo de propagación de un incendio —en el caso de que surgieran llamas en el monte— daba miedo. Además, el Infoca preveía, tal y como finalmente ocurrió, importantes tormentas con aparato eléctrico. No hay que olvidar que, el pasado 5 de julio, un rayo provocó el incendio de Larva y Quesada, que arrasó más de 10.000 hectáreas de monte.

Sin embargo, hubo fortuna. Cayó un auténtico “bombardeo” de rayo, pero con la fortuna de que ninguno prendió. Asimismo, se esperaban muchas tormentas secas que, al final, llegaron acompañadas de agua. Precisamente, estas precipitaciones, que alcanzaron los 55 litros por metro cuadrado en la provincia le han venido muy bien al monte. Por eso, los mapas de peligro de propagación de incendio que publica el Infoca en su cuenta de la red social Twitter todavía plasman un peligro enorme, pero no extremo, como los que se vieron durante los primeros días de la semana pasada. El agua ha refrescado el campo y, también, el viento y hasta el granizo se ha llevado por delante algunos matorrales, algo que disminuyen el peligro de propagación. No obstante, hoy, el Infoca avisaba de que, con un mapa similar al que publicaron ayer, el jueves tuvieron que atender 11 incendios en la comunidad andaluza. Por fortuna, Jaén se volvió a librar, por lo que, durante este mes de agosto, solo hubo un gran susto que se quedó en eso. Fue cuando una máquina comenzó a arder en la finca El Risquillo, en pleno corazón del Sierra Morena —en el Parque Natural de Andújar—. Ahí tuvieron que intervenir un avión, un helicóptero y personal de a pie del Infoca para evitar que las llamas de la máquina se extendieran por el monte. Al final, su labor dio resultado.

Precisamente, el Infoca intervino ayer en un incendio en Las Quemadillas (Córdoba) y en otro en Cartaya (Huelva). Hubo medios aéreos y bomberos forestales en tierra, que se emplearon a fondo hasta sofocar las llamas. Jaén, hasta el cierre de esta edición, no había registrado incidencia alguna. No obstante, la vigilancia no cesa. Los aviones siguen vigilando desde el cielo, mientras que el resto de dispositivos de alerta están operativos. El riesgo de ignición ha bajado, pero el peligro aún resulta muy elevado.

El apoyo del ciudadano es esencial

La Guardia Civil detuvo a dos hombres que, supuestamente, prendieron en cuatro ocasiones el monte en Torres cuando volvían de un concierto —el pasado domingo— gracias a la colaboración ciudadana. Por eso, resulta determinante que se dé aviso en los cuarteles cuando se detecten conductas extrañas en el campo o que se invadan espacios de una forma “sospechosa”.