Actualizado
domingo, 23 septiembre 2018
20:44
h
URGENTE
  • Ejemplares de lince en una imagen de archivo.
    Ejemplares de lince en una imagen de archivo.

La organización conservacionista WWF ha anunciado que solicitará al proyecto LIFE la convocatoria de la Comisión de Infraestructuras para analizar la problemática del atropello de linces, que a nivel nacional, con un número ya cercano a los 25 ejemplares, ha roto los récords en negativo en este año 2017, algo que el colectivo ve con “preocupación”.

“Aunque haya crecido mucho la población, sobre todo por el programa de cría en cautividad, ello no es óbice para no procurar con medidas adecuadas que ese trabajo de las personas no acabe atropellado en la carretera, pues detrás de cada lince hay una inversión importante y muchas horas de trabajo”, ha precisado a Europa Press Juan José Carmona, portavoz de WWF en Andalucía, comunidad donde el último atropello, registrado en la provincia de Jaén, eleva a 15 el número de casos en el presente ejercicio, la región con el mayor número de muertes.

Ante la casuística de que los atropellos se dan en puntos conocidos, Carmona establece que “lo primero que hay que pedir” son actuaciones en estos enclaves, una cuestión “básica” para la cual es importante que el Ministerio de Fomento firme los convenios pendientes con el LIFE para acometer actuaciones “y que ese dinero no se pierda”.

Para el portavoz ecologista, es crucial “reverdecer” las carreteras antiguas --las nuevas ya suelen contar con medidas que minimizan el impacto sobre la fauna--, donde los atropellos “se dan con demasiada asiduidad, y no sólo de linces, sino de otros vertebrados”. Por ello, aboga por eliminar los ‘puntos negros’.

Otra medida clave es que en los territorios base, donde no hay tantas carreteras, se fomente una población suficiente de conejo, lo que, según Carmona, redundaría en una reducción de la obligada movilidad de estos predadores para buscar alimento.

Antes del último caso, se registró otro hace una semana, también en la provincia de Jaén, en este caso en Marmolejo, mientras que anteriormente se encontró otro en el punto kilométrico 30,800 de la carretera A-316, en el término municipal de Mancha Real. Antes, el 9 de octubre, había sido atropellado un cachorro sin radiomarcar cuyo cadáver apareció en el kilómetro 91 de la carretera nacional N-420, a la altura de Azuel, una localidad adscrita a Cardeña (Córdoba).

El caso anterior se había conocido a principios de octubre, cuando trascendió que otro cachorro había sido encontrado muerto después de que fuera arrollado por un tren a su paso por el término del municipio jiennense de Vilches. Asimismo, otro lince fue encontrado sin vida en la autovía A-4, en el tramo comprendido entre Andújar y Bailén (Jaén), tratándose de un cachorro hembra sin radiomarcar nacido este año.

Por otras causas, a mediados de octubre, técnicos de la Junta detectaron los cadáveres de una lince hembra radiomarcada y dos cachorros en una balsa de riego en el término municipal de Vilches (Jaén). Una vez practicada la necropsia, según los datos de Iberlince consultados por Europa Press, el resultado fue que las muertes se produjeron por ahogamiento o agotamiento por imposibilidad de salir de la balsa de agua.

Además, en la provincia de Jaén han muerto por disparos de arma de fuego en octubre dos ejemplares más. El último se trataba del cadáver de un cachorro macho sin identificar de lince ibérico, nacido en el presente año 2017 y procedente de la población silvestre de Sierra Morena, del núcleo de Guarrizas, que apareció en la A-301, también en el término municipal de Vilches.