Actualizado
domingo, 17 diciembre 2017
13:43
h
URGENTE

Multan a uno de los detenidos en la Madrugá con 480 euros

Fue condenado por un delito contra los sentimientos religiosos del artículo 523
Ver comentarios
|
18/04/2017
  • JUSTICIA. Agentes de Policía durante el incidente registrada durante el Viernes Santo sevillano.
    JUSTICIA. Agentes de Policía durante el incidente registrada durante el Viernes Santo sevillano.

El ciudadano de origen senegalés, identificado como P.M.D., que fue detenido junto a otras siete personas por los incidentes registrados en la conocida Madrugá del Viernes Santo sevillano, fue condenado a una multa de 480 euros por un delito contra los sentimientos religiosos del artículo 523 del Código Penal.

Fuentes judiciales informaron de que, tras ser detenido, fue puesto a disposición judicial en la mañana del pasado viernes y se celebró un juicio rápido en el que, por conformidad de las partes, fue condenado al pago de una multa de seis euros diarios durante 80 días, lo que da como resultado 480 euros.

Cabe recordar que la Fiscalía solicitó inicialmente para el detenido el pago de una multa de 720 euros ­­cuatro meses de multa a razón de seis euros diarios­­, pero, dada la conformidad alcanzada con el encausado, se aplicó la reducción de un tercio en la condena, lo que equivale a la referida multa de 480 euros.

Según el Ministerio Público, este hombre, durante la salida procesional de la hermandad de la Esperanza de Triana, “con intención de alterar el normal desarrollo de la procesión, empezó a gritar a la comitiva cuando pasaba el paso de misterio ‘Alá es grande’, manifestaciones que repitió en multitud de veces”, generando “el lógico desasosiego a los cofrades y al público en general”.

La juez de Instrucción número 5 de Sevilla abrió dos procedimientos judiciales distintos por los incidentes ocurridos en la Madrugá, uno ya cerrado contra este ciudadano senegalés, y otro contra los otros siete.

El pasado viernes, la juez acordó prisión provisional para los tres detenidos que portaban barras metálicas por un presunto delito de desórdenes públicos agravados, tipificado en los artículos 557 y 557 bis 3 del Código Penal.

Asimismo, dejó en libertad con cargos, con la obligación de comparecer periódicamente en el Juzgado, a los detenidos restantes también por un delito de desórden público.

El delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, indicó que la investigación la está llevando a cabo la Brigada de Información de la Policía Nacional en Sevilla y se está nutriendo del visionado de vídeos, de la declaración de testigos y de la colaboración ciudadana.

Sanz, que precisó que esta investigación contará “próximamente” con unas conclusiones provisionales, remarcó la “desconexión” que existe entre los ocho detenidos por estos hechos, con delincuentes “habituales” que “más parece que pretendían alterar la ciudad” combinado con “actitudes de gamberrismo” y gritos “por Alá y ETA” que saben que “generan una alerta”.

“No hay ningún indicio que pueda llevar a establecer que haya existido una confabulación ni ninguna conexión en relación con el terrorismo ni con temas religiosos”.