Actualizado
lunes, 24 septiembre 2018
20:54
h
URGENTE

Más de 5.000 personas dan el último adiós a Gabriel

La madre pide mensajes de esperanza y no de “odio” hacia la mujer detenida
Ver comentarios
|
13/03/2018

La autopsia practicada a Gabriel Cruz reveló de forma preliminar que el niño de ocho años falleció por estrangulamiento el primer día de su desaparición, el 27 de febrero, según informan a Europa Press fuentes de la investigación.

La autopsia se realizó en el instituto anatómico forense de Almería después de que este domingo fuera hallado el cuerpo de Gabriel envuelto en una manta dentro del maletero del coche que condujo desde Las Hortichuelas a la Puebla de Vícar la actual pareja del padre del menor, Ana Julia Quezada, que fue arrestada por agentes de la Guardia Civil. Las autoridades dispusieron, de acuerdo con los padres del pequeño, que la capilla ardiente se instale en la Diputación de Almería. El funeral está previsto que se celebre hoy a partir de las 10:30 horas.

La madre de Gabriel Cruz pidió en nombre de su hijo que “lo que tiene que inundar ahora mismo España son los mensajes de esperanza y de cariño que había hacia Gabriel” y “no la rabia, el odio y todas las palabras que salen, que entiendo que tienen que salir, por parte de la gente, en cuanto a Ana Julia, esa persona que no es persona”.

En declaraciones remitidas a los medios de comunicación, Patricia Ramírez dio las gracias “desde lo más profundo de mi corazón” a todos los voluntarios, bomberos, Protección Civil, Guardia Civil, Policía Local, al equipo de investigación, a los vecinos y a la gente que “ha mandado mensajes de amor uno tras otro”, por su colaboración para la búsqueda de Gabriel durante los 12 días en los que se prolongó su búsqueda tras su desaparición el día 27 de febrero, cuando salió de casa de su abuela para ir a la de unos primos a unos 100 metros de distancia en Las Hortichuelas de Níjar (Almería). Entre llantos, la madre del pequeño reclamó que se mantenga “todo ese movimiento que se ha creado de buenas personas” para trasladar mensajes positivos en torno a su hijo y que quedó patente no solo a través de las redes sociales sino también en las continuas concentraciones que se dieron con especial fuerza en la capital almeriense, cuando 8.000 personas se concentraron en la Puerta de Purchena el pasado viernes para apoyar a la familia y otras 12.000 acudieron al mismo punto el domingo para trasladar su pésame.

Asimismo, reclamó que “no se nombre” a Ana Jualia para que “no se quede en la retina, sobre todo de los niños que han dibujado los pescados” que fueron un símbolo continuo de la causa. “Que se quede el amor, que mi ‘pescaíto’ está nadando hacia el cielo”, manifestó.