Actualizado
sábado, 24 junio 2017
22:15
h
URGENTE

Condenado un cura por abusos a una niña

La menor solía colaborar en la iglesia como monaguillo
Ver comentarios
|
16/06/2017
  • JUICIO. La Audiencia Provincial de Córdoba condena al cura por abusos.
    JUICIO. La Audiencia Provincial de Córdoba condena al cura por abusos.

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Córdoba condenó a cinco años y un día de cárcel al sacerdote I.M.V., de 50 años de edad. El acusado fue trasladado al municipio cordobés de Espiel tras la supuesta comisión de un delito continuado de abusos sexuales a una niña de diez años, que era monaguilla en la localidad cordobesa de Villanueva del Duque.

El párroco se declaró inocente ante los jueces y negó los hechos manifestando que no entendía el motivo por el que se le enjuiciaba.

La Fiscalía y la acusación solicitaron una pena de seis años de prisión y diez años de orden de alejamiento mientras que la defensa pidió la absolución.

Los padres de la menor denunciaron al sacerdote ante la Guardia Civil en en abril de 2015, cuando solo llevaba tres años ejerciendo su cargo en el norte de la provincia cordobesa.

Según recoge la calificación inicial del Ministerio Público, el cura tenía una buena relación con la familia por el ejercicio de su ministerio en distintas parroquias de la zona. Indica además que, en alguna ocasión, comió en casa de ellos y pasó cierto tiempo en con las hijas menores de la familia. A partir de ahí, la pequeña comenzó a ayudar como monaguillo al párroco. En el marco de dicha colaboración, la fiscal afirmó: “A veces, la menor se quedaba a solas con el acusado en la sacristía, llegando incluso a acompañarlo en su vehículo particular. Se produjeron diversas situaciones en las que el procesado presuntamente le realizaba tocamientos con intención de satisfacer sus deseos sexuales”.

En opinión de la defensa, los hechos no constituyen delito, ni una infracción de ninunga clase. Añaden también que no existen responsabilidad criminal ni civil y piden la libre absolución del delito del que acusan la Fiscalía y los padres. Además, ha impugnado la pericial practicada por psicólogas de una fundación como prueba inválida.