Actualizado
miércoles, 26 julio 2017
19:18
h
URGENTE

Aniversario de la Expo’92

Sevilla reivindica con orgullo su “fructífero legado y compromiso”
Ver comentarios
|
21/04/2017
  • EXPOSICIÓN. Foto de familia de los Reyes eméritos, Juan Carlos y Sofía, junto a la presidenta Susana Díaz, y el resto de autoridades.
    EXPOSICIÓN. Foto de familia de los Reyes eméritos, Juan Carlos y Sofía, junto a la presidenta Susana Díaz, y el resto de autoridades.

La capital de Andalucía revive aquel 20 de abril de 1992 en que se convertía en capital global con la inauguración de su Exposición Universal, en ella participaron 127 países y pasaron alrededor de 41 millones de personas, un evento que fue ensalzado en el acto que abre la conmemoración del 25 aniversario de aquella efeméride, ante la presencia de los Reyes eméritos Juan Carlos y Sofía. El Salón de los Tapices del Real Alcázar de Sevilla era el escenario de apertura de los actos para la celebración de este aniversario, que se desarrollará hasta octubre, un marco en el que estuvieron presentes, igualmente, la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz; el ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido; el alcalde de Sevilla, Juan Espadas; así como el expresidente del Gobierno Felipe González y el comisario de los actos de conmemoración de este 25 aniversario, Julio Cuesta, junto a una amplia representación social, empresarial y cultural de la región. Durante el acto conmemorativo, el Rey emérito tuvo palabras de agradecimiento para todos los que formaron parte del impulso de aquella iniciativa y defendió que la Exposición Universal de 1992 fue “un proyecto ambicioso”, acometido “en el lugar idóneo”, aseverando que la ciudad y España en su conjunto estuvieron “a la altura del desafío”. “España proyectó la más amplia y rica representación de su realidad y su cultura”, enfatizó Juan Carlos I. Igualmente, opina que la Expo “dejó un legado fructífero” en materia de infraestructuras, gracias “al potencial propio que Sevilla supo proyectar” y que permitió “demostrar al mundo su pujanza y vitalidad”, dejando en la urbe hispalense “una transformación y modernización” que llega hasta la actualidad. “Sevilla simboliza algunas de las más altas cotas que nuestro país ha alcanzado a lo largo de su historia”, incide Juan Carlos I, quien rememoró la “huella de muchos pueblos” existente en la ciudad, “crisol de culturas”. Al hilo de esto, concluye que la Expo, con una participación de países y de visitantes “sin precedentes”, puso de relieve “en todo el mundo, desde esta querida tierra andaluza, el empuje de una España segura de sí misma y comprometida con el futuro”.