Actualizado
lunes, 20 mayo 2019
00:15
h
URGENTE

Un trocito de Jaén por tan solo unos cientos de miles de euros

Dos aldeas de la provincia están a la venta y son idóneas para el turismo rural
Ver comentarios
¿Cuánto cuesta adquirir cualquiera de las aldeas?

Por tan solo unos cientos de miles de euros, aquel que lo desee, puede convertirse en el dueño de un poblado en la provincia de Jaén. Estos conjuntos tienen el gran atractivo rústico que caracteriza a la esta tierra y que es de gran interés para aquellos inversores que deseen desarrollar un proyecto de turismo rural. Sin embargo, los pueblos a la venta en Jaén se postulan como dos de las más caras (teniendo en cuenta sus particularidades) de las que se ofrecen en el portal Aldeas Abandonadas Inmobiliaria, lo que hace que muchos compradores se lo piensen dos veces antes de formalizar la operación contractual.

A pesar de las grandes bondades que riegan las tierras jiennenses, Elvira Fafián, responsable de la inmobiliaria, afirma que es una de las zonas menos conocidas a nivel de compras y, por ende, menos demandadas en España. Aunque también aclara que, en comparación con el resto de propiedades que tienen a nivel nacional, las jiennenses no destacan por ser grandes ofertas. Asimismo, expone que tienen más edificaciones a la venta fuera de su lista online. “Tenemos bastante más, pero muchas son de gente adinerada que no quiere exponerse mucho en el tema de vender sus propiedades. Son gente de a pie, conocida, y no quieren que se les reconozca. Pero tenemos muchas en venta, donde hay hasta cotos de caza, palacios y algunas casas señoriales”, afirma Fafián. Así, detalla que en Jaén tienen “cosas muy puntuales” donde lo que más destaca es que no es una zona muy barata. “Aquí las casas rurales pueden ser de hasta 200.000 euros”, indica. Respecto a las regiones que más éxito tienen entre los compradores, en la inmobiliaria han comprobado que la demanda se centra más en el norte del país y las más famosas son las comunidades de Aragón (con muchas propiedades a la venta), Asturias y Galicia; y entre los municipios que más resaltan están Teruel, Zaragoza o Soria. Respecto a la comunidad andaluza, Fafián asegura que está cobrando mucho peso entre los interesados en adquirir una aldea o una propiedad tipo cortijo o palacio.

Y, aunque en la provincia jiennense la demanda no destaque por despuntar, hay dos poblaciones que podrían responder perfectamente a los requisitos de esos compradores. Por un lado, está Villa Aldea, que ya lleva varios años a la venta y cuyo precio es de 795.000 euros. Este conjunto rural tiene una característica única y es que cuenta con 26 casas cuevas en buen estado y que, si se realiza una rehabilitación, pueden destinarse al turismo rural. En el lote también se incluye una vivienda rústica familiar en “perfecto estado de conservación”, apuntan desde la inmobilaria. La casa la componen dos plantas de unos 140 metros cuadrados de superficie con 5 habitaciones en cada una de ellas. Al encontrarse en la sierra, el entorno lo dibujan las siluetas de almendros, olivos y la siembra. El segundo poblado en venta es una aldea con 26 edificaciones en plena Sierra de Cazorla y está rebajada. En total, su precio está ahora en 1.050.000 euros. Esta oferta “única en España” tiene el gran atractivo que solo Cazorla puede ofrecer: un entorno compuesto por naturaleza virgen y la unión de varios ríos, el Segura y el Zumeta, en un caudal de aguas cristalinas en el que viven truchas salvajes y nutrias y en el que se pueden ver ciervos bebiendo. Esta aldea, resguardada por montañas, es una finca de 62.946 metros cuadrados que cuenta con un núcleo de población. En la superficie construida se distribuyen 14 casas, 2 casas grandes y otras 11 edificaciones “para rehabilitación total o parcial”. Sobre este poblado, Fafián añade que su ubicación es un gran atractivo para los compradores. “Esta propiedad, de hecho, ha sido visitada por gente de fuera interesada. Las reservas naturales como las que hay en esa zona son muy interesantes desde el punto de vista de los inversores. El problema es que en ella hay que hacer muchas reformas y necesita de mucho dinero”, comenta.

La responsable de la inmobilaria Aldeas Abandonadas sostiene que detrás de las ventas que realizan hay mucho más que una simple transacción económica. “Nosotros siempre pedimos, antes de vender este tipo de edificaciones, que nos presenten un proyecto para el pueblo”, explica Elvira Fafián. Así, la compra implica que se desarrolle algún tipo de actividad para el Ayuntamiento, que puede ser una mejora del alumbrado, alcantarillado, la construcción de un buen acceso... “Nos llegan proyectos en los que hemos visto la intención de recuperar toda la aldea y esto es lo que necesitamos, que no se recuperen solo parcialmente”, subraya. Así, se fomenta la creación de puestos de trabajo en la zona, una reconstrucción que cuente con la opinión de los habitantes, el favorecimiento del comercio interior y la ayuda al Ayuntamiento en sus servicios. “En definitiva, queremos que lleven vida a esas aldeas y que aprovechen todas las bondades que pueda ofrecer la comarca”, asevera Fafián.

Para las aldeas jiennenses, los principales proyectos se centran sobre todo en el turismo rural. “Las dos zonas se planearon para que tuvieran dicho objetivo, pero las licencias a veces no vienen y también se piden una serie de condiciones concretas para desarrollar proyectos de turismo rural. Entonces, se tarda mucho”, expone. Sobre este tema, la responsable de la inmobiliaria concreta que no siempre encaja lo que tratan de implantar en una aldea, por lo que algunas ocasiones los compradores han de cambiar de planes. Así, Elvira Fafián revela que muchos acaban comprando para, junto a amigos o familiares, rehabilitar el poblado para vivir allí.

Respecto a los perfiles de los compradores, desde “Aldeas Abandonadas” precisan que en su mayoría son extranjeros, aunque, ahora, están entrando muchos demandantes nacionales. Entre los extranjeros que más se interesan por adquirir un “pedacito” de España están los suizos, los americanos, los franceses, los belgas y los alemanes. Eso sí, este año entraron con fuerza los holandeses en la lista de las nacionalidades que más compran este tipo de conjuntos en España. “El holandés, en concreto, está muy interesado ahora en las tierras andaluzas, sobre todo, por las playas, los entornos naturales y las edificaciones características andaluzas, donde hay muy buenos cortijos y fincas de explotaciones ganaderas (de las cuales tenemos en Jaén), explotaciones de chopos o arboledas de todo tipo”, especifica Fafián. Respecto a los nacionales, apunta que suelen ser empresarios o familias los que preguntan por este tipo de propiedades. Estas compras, según dice Elvira Fafián, no están hechas para todos los bolsillos, ya que además de el precio en sí mismo, la inversión para el proyecto también supone un gasto que no es fácil de afrontar. Asimismo, señala que, debido a la burocracia, la paciencia es una gran virtud, ya que se necesitan de 5 a 6 meses para formalizar la venta.

De Cerca

De MODA. Hay personas mayores que compran estas aldeas y se mudan junto a otros mayores para crear una comunidad.

HERENCIAS. El principal motivo por el que se ponen a la venta viene a raíz de una herencia. Las venden normalmente las personas de la tercera generación, ya que antiguamente vender una aldea cuyo dueño conocía todo el mundo estaba mal visto.