Actualizado
viernes, 16 noviembre 2018
09:48
h
URGENTE

Un pregón taurino a través de la historia y el recuerdo

José Luis Rodríguez Hermoso exalta el valor de la tauromaquia en la capital
Ver comentarios
  • Cita. Lope Morales, Isabel Azañón, Francisca Medina y José Luis Rodriguez Hermoso se reúnen con los asistentes al pregón.
    Cita. Lope Morales, Isabel Azañón, Francisca Medina y José Luis Rodriguez Hermoso se reúnen con los asistentes al pregón.

La Feria de San Lucas cierra España. No solo es la última en el ámbito nacional sino que, además, pone el broche de oro a los festejos taurinos de la temporada. Por esa razón, la capital acogió, en el Salón Social del Coso de La Alameda, la XV edición de su pregón taurino, una cita que reunió a todos los amantes del toro y de sus fiestas.

El acto fue presentado por Lope Morales, presidente de la Federación Taurina de Jaén y colaborador de este periódico. Él fue el encargado de ceder su testigo a José Luis Rodríguez Hermoso, el pregonero de este año. “Para nuestra federación, y para todos los sectores del mundo taurino jiennense, este encuentro supone una herramienta para demostrar que Jaén es Tierra de Toros. En este Paraíso Interior existe una dehesa donde pastan miles de toros. Junto a Sevilla, Cádiz y Salamanca, una de las más importantes”, afirmó Morales, quien, además, añadió: “Destaco de este pregonero galardones como la Medalla de los Jefes de la Policía Local de Andalucía, la Medalla al Mérito Policial con distintivo Blanco, o el Premio Anual del Ilustre Colegio de Veterinarios de Jaén, 2007, además de la insignia especial de los Ciclos Culturales Taurinos de San Marcos”.

Rodríguez Hermoso es funcionario de carrera del Cuerpo Superior de Administradores Generales de la Junta de Andalucía. En la administración andaluza, ocupó, durante los últimos 20 años, el puesto de jefe del Servicio de Juegos y Espectáculos Públicos de la Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía, en Jaén. Este cargo tiene, entre otros cometidos, la competencia de tramitar y resolver la totalidad de los expedientes administrativos, presentados ante el organismo, en demanda de autorización para la celebración de espectáculos taurinos en Jaén.

El pregonero recordó a quienes, en ediciones anteriores, le precedieran en su cargo, como fue el caso de Alfredo Margarito, José Antonio Soriano, Antonio Marín, José Luis Buendía, José Luis Marín Hortelano, Manolo Díaz Meco, Alfonso Sánchez o el propio presentador de este año, Lope Morales. Adelantó que esa cita servía también como anuncio del próximo inicio de la Feria Taurina de Jaén y mencionó, —sin profundizar mucho más— el culto al toro como animal totémico, con referencias fílmicas como “Amanece que no es poco”; cómo era la figura del matador, del veterinario y médico en los festejos; la evolución del toreo, el 150 aniversario de la inauguración de la Plaza de toros de Baeza y el 60 aniversario de la muerte de Manolete, sobre la cual hizo referencia a Alfredo Margarito y a su obra “Manolete siempre en su pedestal”, de la que dijo: “Es de obligada lectura. Evoca su figura con tanto acierto que dejaría mi intervención en entredicho”.

Rodríguez Hermoso recordó las pérdidas que también, durante este año, asolaron el panorama taurino jiennense, como Ángel del Arco, el matador Sebastián Palomo Linares, o el ganadero Apolinar Soriano.

Durante el pregón, hizo referencia a cómo vivió la feria en su infancia, comparando el coso con el Coliseo de las películas de romanos. Hizo un balance de la evolución de la feria y de la liturgia taurina. Destacó el trabajo del cirujano Cástulo Cañada, o los médicos Felipe Passolas, Antonio Palacios, así como los presidentes de festejos, como Curro Sabina o Carlos Reig Recena.

un apunte histórico internacional

Durante el pregón, José Luis Rodríguez Hermoso recordó la corrida del 13 de junio de 1971, celebrada en el Coso de la Alameda, y emitida en color en Estados Unidos, en una pantalla gigante en el Madison Square Garden, de Nueva York. En ella participaron “El Viti”, “El Cordobés” y José Fuentes. El sexto toro consiguió saltar al callejón para espanto de los corresponsales.