Actualizado
lunes, 24 septiembre 2018
16:56
h
URGENTE

Siete espadas de dolor y de amor

María José López de la Casa pregona a la Cofradía del Santo Sepulcro

Cada palabra de este pregón me la han dictado mis años, mi educación, mi memoria y los humildes conocimientos que encierro en mi ser a través del arte y su dedicación, que también es otra forma de ser devoto”. Fueron algunas de las palabras de María José López de la Casa, pregonera del “Siete Espadas de Dolor”, del Santo Sepulcro. La gobernadora, Ascensión Cárdenas, fue la encargada de presentar a la elegida este año para el discurso: “Es una forma de hacerle un reconocimiento, un homenaje por su labor hacia la hermandad a lo largo de todos estos años”, declaró Cárdenas en referencia al “excelente” trabajo como restauradora de la pregonera. Desde los años 90 sus manos han reconocido cada centímetro de las imágenes titulares de la hermandad, así como la urna del Cristo. “Es un honor contar con su colaboración y poder disponer de alguien que se dedique de pleno a la cofradía, sin tener que acudir a personas del exterior para restaurar las tallas”, destacó Cárdenas.

El Antiguo Hospital de San Juan de Dios fue el lugar escogido para la celebración, y la asistencia fue numerosa. El acto lo abrió la Banda Sinfónica Ciudad de Jaén y lo cerró la Banda de Cornetas y Tambores Nuestro Padre Jesús Nazareno de Torredelcampo. El encuentro estuvo lleno de momentos emotivos, donde la pregonera conectó con el público a través de sus palabras, plenas de sentimiento y de su amplia experiencia como artista. Relató la historia de la hermandad y su relación con ella, así como los sentimientos que despierta. Confesó no pertenecer a ninguna pero que le admiraba la dedicación que demostraban los cofrades cada día. También dedicó unas palabras a la Semana Santa, donde se “ve recompensada” la labor de todo un año de “trabajo sin parar”. “Son exactamente siete días, como los siete cuchillos que atravesaron el corazón de María. Y tras estos días, la ciudad respira aliviada de vivir con el corazón en un puño”, dijo.