Actualizado
lunes, 24 septiembre 2018
20:54
h
URGENTE

Quince millones que parecen mil

El DUSI servirá para crear empleo en las faldas del castillo y recuperar patrimonio

El alcalde, Javier Márquez, se confesó protagonista de un buen día, no por haberse despertado casi a las diez y haberse quedado en la cama más de tres cuartos de hora, como el protagonista de la canción de Los Planetas, sino porque, desde ayer, sabe que el tiempo que le quede en su despacho no solo lo empleará en reducir la brutal deuda municipal, para colmo heredada, como se encarga de decir cada vez que tiene oportunidad. Por fin, puede gastar, en concreto, tiene a su disposición 15 millones de euros, gracias a los fondos de la tercera convocatoria del programa europeo de Desarrollo Urbano Sostenible Integrado, conocido por sus siglas DUSI. A esta partida hay que añadir 3,7 aportados por la Administración local, con lo que, como apuntó, hasta el 2023, se generarán programas en la ciudad por valor de 18,7 millones. Pero ojo, como responsable de un equipo de Gobierno acostumbrado a no tener recursos, advirtió que el buen tino, marcará cada uno de sus pasos. “Nos podemos volver locos”, zanjó y advirtió que su objetivo es lograr “multiplicar el dinero” para destinarlo a unos objetivos ya marcados en el proyecto beneficiario de las ayudas y que, sobre todo, giran en torno a una idea. “Estoy decidido a rescatar el patrimonio de Jaén”, aseguró Márquez que ya avanzó que ello supone mirar al yacimiento de Marroquíes Bajos y las faldas del castillo, un barrio que clama para alguien frene su galopante ruina urbana y también socioeconómica.

A lo largo de su intervención, insistió en la idea de no incurrir en “errores de otras épocas”, en gastar millones en proyectos que luego se quedan abandonados o son objeto del vandalismo, sino en favorecer la cohesión social. Esta idea es una de las claves del documento técnico del programa DUSI, bautizado como a Hábitat 2023, un plan de trabajo por el que el alcalde felicitó al equipo técnico redactor. Con esta prioridad, el regidor fue explícito al anunciar que se fomentará la creación de empleo en las zonas desfavorecidas con trabajos que, aunque no requieran demasiada cualificación, sí puedan contribuir a recuperar el entorno, mejorar iluminación, reordenar aparcamientos y despejar de coches el entorno de los bienes de interés cultural o entorno singulares, algo aplicable a San Juan, la judería y La Magdalena, o en dar a conocer que Jaén tiene una historia que se remonta a 5.000 años, lo que es posible con la creación de un parque arqueológico en la zona norte de la ciudad. Este esfuerzo lo vinculó acciones concretas como la lucha contra el absentismo escolar, al condicionar la contratación a compromisos de los padres de llevar a sus hijos a la escuela. Márquez, de hecho, avanzó que, para determinar cómo afrontar los gastos vinculados al DUSI, se tendrá en cuenta el mapa de la población residente en zonas de transformación social, en el que actualmente se trabaja.

La otra línea maestra de la etapa inversora que se intuye es dar un nuevo avance a la peatonalización. “Vamos a dejar la zona protegida”, reflexionó el máximo responsable municipal, lo que supone que se darán pasos para mejorar los aparcamientos, sin que ello suponga, por el momento, terminar el del Hípico, al que, eso sí, tampoco se renuncia. Por el momento, las acciones destinadas a reducir y reordenar el tráfico en la manzana central se destinarán a obras con nombres y apellidos, como la remodelación de la Plaza de la Constitución, lo que no supondrá cerrarla al tráfico por completo, tal y como precisó Márquez, que tampoco se refirió a la posibilidad de aprovechar la reforma para abrir la puerta a una intervención en el solar del antiguo Simago, en la calle San Clemente, y ampliar el aparcamiento subterráneo.

Hay otro proyecto que se pone en el disparadero gracias a los DUSI y en el marco de la peatonalización, como es la intervención en la calle Maestra, en muy mal estado. Las obras ya están, incluso, presupuestadas en 150.000 euros.

¿Y que más se quiere hacer con los fondos del programa Feder de la UE? Se darán los pasos necesarios para convertir a Jaén en una ciudad inteligente, una “smart city” que saque el máximo partido a las nuevas tecnologías; se hará una apuesta clara por mejorar la movilidad y reducir las emisiones de dióxido de carbono, más allá de la ya contemplada peatonalización. Márquez, eso sí, no circunscribió todas estas medidas a los fondos DUSI, sino que dejó claro que la clave para aprovechar esta inyección económica es generar sinergias, sin renunciar a la captación de otro tipo de ayudas, como el aprovechamiento de la energía que genera el funcionamiento del sistema tranviario, cuando esté en marcha, para la generación de electricidad. Márquez anunció que, a medida que se vayan concretando programas, el Gobierno local informará de su puesta en marcha y desvinculó cualquier inversión a su afán por continuar como alcalde, aunque solo falte un año para las municipales, convencido de que son medidas a largo plazo, que generarán entusiasmo. “No voy a ser electoralista”, afirmó y, de hecho, bromeó con esta posibilidad: “Estoy llegando a una paradoja, me voy a ir hasta con dinero”. Márquez, que sí agradeció al Gobierno de Mariano Rajoy su respaldo con la capital, no mencionó expresamente a su antecesor en el cargo, el exalcalde y actual secretario de Estado de Hacienda, José Enrique Fernández de Moya.

Este político fue el que, el domingo, en su cuenta de Twitter, anunció que el Boletín Oficial del Estado de ayer anunciaría la concesión de los fondos DUSI. Para ahondar en esta primicia, Fernández de Moya, compareció, junto a la subdelegada del Gobierno en Jaén, Francisca Molina. Tampoco aludió a su sucesor, Javier Márquez. Lo que sí hizo fue aprovechar que, al aprobar la concesión de esta ayuda a Jaén, el Gobierno central se mantiene “como el gran aliado de la capital”.

Intensas protestas vecinales
idcon=13304872;order=11

Los problemas de infravivienda, equipamientos y socioeconómicos de los barrios de la zona sur de la ciudad cristalizaron en protestas organizadas por las asociaciones de vecinos en El Tomillo y en el barrio de San Juan. Esta queja llegará al Parlamento andaluz de la mano de Izquierda Unida.

Un bonito y decante centro
idcon=13304868;order=15

El casco histórico de la capital, protegido por la Junta por sus valores arquitectónicos y culturales, sufre un importante abandono, no solo en los barrios con menos recursos. La calle Maestra, por ejemplo, que conduce a la Catedral, necesita un profunda intervención al encontrarse en un estado deplorable.

Liquidez y obras para la ciudad en marcha

El secretario de Estado de Hacienda, José Enrique Fernández de Moya, destacó que la ciudad recibió ya 40,3 millones que, con cargo al Fondo de Ordenación. A ellos hay que sumar 12,5, como anticipo de los ingresos del Estado; otros 3,2 para la rehabilitación del Parador; 3,7, para la Agencia Tributaria, con potente” proyecto de iluminación. El exalcalde también destacó las inclusión de la seo jiennense en el Plan Nacional de Catedral y el objetivo de levantar una nueva Comisaría y emplear 750.000 euros en rehabilitar Los Cañones.

“Intolerable abuso” de Fernández de Moya

El Secretario de Organización del PSOE de Andalucía, Juan Cornejo, se mostró muy crítico con el anuncio hecho por el exalcalde jiennense sobre los fondos DUSI. “Es intolerable que el señor Fernández de Moya abuse de sus privilegios como alto cargo del estado y haga un uso personal y partidista de información confidencial que hasta hoy (por ayer) no ha sido publicada en el BOE”. Por su parte, la concejal socialista, María del Mar Shaw, destacó el apoyo de su grupo para la aprobación del documento y su mejora.

Una puesta por los barrios desfavorecidos

Jaén en Común se congratula de la concesión a la ciudad de los 15 millones de euros correspondientes a los fondos DUSI y reclamó al Gobierno local que la prioridad en el diseño y ejecución de los proyectos sea la inversión en los barrios más desfavorecidos de Jaén para “cohesionarlos con el resto de la ciudad y mejorar las condiciones de vida de sus habitantes”.

La concejal Sara Martínez, aunque satisfecha con esta inyección económica, aseguró que no es más que una ínfima parte de lo que Jaén necesita”.