Actualizado
sábado, 17 noviembre 2018
11:30
h
URGENTE

No por mucho repetir que hay bienes que están a punto de perderse para siempre, le hacen caso a la asociación Hispania Nostra, organización sin ánimo de lucro que se encarga de velar por la conservación del rico patrimonio nacional y, por extensión, el jiennense. La organización, con 40 años de trayectoria y que nació por una iniciativa europea, mantiene en su Lista Roja 26 referencias dedicadas a la provincia jiennense, casi una de cada cuatro de todas las recogidas en Andalucía, donde hay 91 bienes amenazados. De hecho, Jaén, con 26 avisos, seguida de Granada, con 24, encabeza la poco honrosa clasificación. Ya en el territorio jiennense, la capital ocupa un papel destacado, al llamar la atención Hispania Nostra sobre el riesgo que corren el yacimiento arqueológico y rupestre de Otíñar y la antigua parroquia de San Miguel y su entorno, en la calle Misericordia del barrio de La Magdalena.

El entorno de Otíñar está protegido por la Junta como un Bien de Interés Cultural, con la tipología de Zona Patrimonial, mediante un decreto del 16 de octubre de 2009. Para comprender su importancia, cabe recordar que, a finales de 2016, la UJA organizó unas visitas guiadas para descubrir el solsticio de invierno y los petroglifos de la Cueva del Toril, en este paraje, poblado desde hace 6.000 años, como demuestran los vestigios de una necrópolis dolménica, un poblado neolítico amurallado, una fortaleza islámica, una villa medieval cristiana con su castillo, cuya atalaya se observa desde el camino a Jabalcuz e, incluso, una aldea de colonización decimonónica. Hispania Nostra habla, sin ambages, de que la desaparición de este bien es una posibilidad cierta.

La “presión urbanística” y el “abandono administrativo y social”, amén de humedades por problemas en la cubierta y en la cimentación, además del expolio son las amenazas que, según Hispania Nostra, acechan a la antigua parroquia de San Miguel. La fachada del templo, de diseño vandelviriano, ya fue trasladada hace un siglo al Museo de Jaén, para garantizar su conservación. En 2010, se habló, en el marco del Plan Urban, de rehabilitar lo que todavía queda del templo para trasladar allí el Archivo Municipal. Nunca más se supo de esta idea.

Vigilancia intensa

sin cambios. 2018 comienza como terminó 2017, con 26 bienes en la Lista Roja, aunque dos aparecen de forma testimonial. Santo Domingo de La Iruela, restaurada, se menciona para recordar la importancia de su conservación y la Cárcel Modelo de Úbeda, por haber sido demolida. En 2007, se incluyeron los primeros bienes jiennense en esta clasificación.

criterios de inclusión
idcon=13110632;order=9

colaboración. Los elementos que se incluyen en la Lista Roja deben estar amenazados por un riesgo grave de destrucción, desaparición o pérdida irreversible de sus valores patrimoniales. Este sistema de vigilancia depende, en gran medida, de la colaboración ciudadana, ya que cualquier vecino puede dar el aviso de la entidad.

“puesta a punto” del paseo de la estación
idcon=13110640;order=13

obras. Operarios municipales se afanaban esta mañana en dar un “repaso” al Paseo de la Estación, con el asfaltado de baches y el adecentamiento de las jardineras de esta señorial vía.