Actualizado
lunes, 19 noviembre 2018
20:50
h
URGENTE

Más de 40.000 alumnos retoman la rutina con la “vuelta al cole”

Los centros de Infantil y Primaria comienzan el primer día de curso escolar

El madrugón no fue especialmente duro, pero en los hogares de la mayoría de los jiennenses ya se respiraba un aire a rutina. Con sus mochilas de colores relucientes cargadas de nuevos libros, estuches rellenos de lápices y cuadernos con los folios en blanco, los pequeños escolares llegaron a sus centros. 40.191 niños de Primaria comenzaron el curso 2016-2017 con emociones encontradas. Y es que, para muchos, se trata de una gran ilusión por volver a encontrarse con sus compañeros o para aprender nuevos conocimientos. Pero la vuelta al cole también implica madrugar, horarios ordenados y hacer deberes, rutinas que no suelen ser del agrado para los infantes.

Más contentos, precisamente por esta vuelta a la normalidad, se sentían los progenitores. Y es que el comienzo del curso implica cierto orden en los hogares, sobre todo, para los que trabajan fuera de sus casas. De hecho, muchos de los pequeños, que comenzaron las clases a partir de las diez de la mañana, fueron acompañados por sus abuelos u otros familiares, pues sus padres y madres ya habían comenzado su jornada laboral. Mientras, los centros comenzaban “a cobrar vida” tras meses de vacío. No obstante, gran parte de los equipos directivos y profesorado comenzaron el curso el 1 de septiembre, para organizar la maquinaria que ayer comenzó a funcionar.

Igualmente, se incorporaron los 17.176 niños de segundo ciclo de Infantil. Aunque algún llanto se escapó a más de uno al separase de sus padres, los maestros los recibieron con alegría y cariño en cada aula, donde no faltaron juegos y canciones para despertar el interés de los menores.

Uno de los centros educativos que abrieron sus puertas a los pequeños fue el colegio Cándido Nogales, ubicado en el barrio de Expansión Norte. “Hemos comenzado el primer día sin contratiempos”, afirmó la nueva directora del centro, Encarnación Santiago. “A las diez y media entraron los mayores, que en diez minutos se fueron con los tutores y después vendrán los niños de Infantil. Los padres están muy contentos y los profesores y niños llegan con ganas de empezar”, dijo Santiago.

Cada centro organizó diferentes actividades para dar la bienvenida a su alumnado. Así, en el “Santa Capilla de San Andrés”, los pequeños contaron con una exhibición de taekwondo por parte de los alumnos de la academia Oscar Dojan. De esta forma, la comunidad educativa del centro disfrutó de las habilidades físicas de los participantes en el patio.

fusión. Una de las novedades para este comienzo de curso es la falta de nombre oficial en el colegio resultante de la fusión entre el “Peñamefécit” y el “Ramón Calatayud” y que se ubicará en las instalaciones del segundo. Según fuentes de la Delegación de Educación, el nombre se conocerá después de la constitución del Consejo Escolar. Una vez que esté formado este órgano, se debatirá el nombre del colegio que, provisionalmente, se llama “Nuevo Centro Gran Eje”. Asimismo, el nuevo equipo directivo estará encabezado por Manuel Gutiérrez, anterior director del ya extinguido “Peñamefécit”.

Paralelamente, el Ayuntamiento diseñó, como en años anteriores, un dispositivo de control y regulación del tráfico rodado y peatonal en las franjas horarias de entrada y salida de alumnos de los centros educativos. Así, los 20 colegios públicos y 11 concertados de Infantil y Primaria de la capital contaron con estos refuerzos para garantizar la seguridad de los menores, así como para los 11 institutos de Enseñanza Secundaria, Bachillerato y Formación Profesional que acogen a más de 15.000 alumnos.

El dispositivo incidirá, especialmente, sobre 27 centros educativos de distintos niveles de enseñanza no universitaria, seleccionados desde la Jefatura de Policía Local en función de la edad de los alumnos, ubicación y peligrosidad de las vías perimetrales que dan acceso a los centros.

Por otra parte, el próximo jueves, será el turno de los 28.743 alumnos de Secundaria y los 10.638 de Bachillerato de la provincia. Una incorporación que supondrá el cambio de centro para algunos de los alumnos que comiencen la ESO, así como la realización de las pruebas de la “reválida” para cuarto de Secundaria —no afectarán al expediente del alumno— y para los de segundo de Bachillerato — se realizarán en lugar de la Selectividad y se tendrán en cuenta con vistas a su acceso a la Universidad—.

clases a los ingresados del “materno infantil”
idcon=12398626;order=8

hospital. El Complejo Hospitalario inicia el curso escolar para sus pacientes infantiles en el aula de enseñanza compensatoria del “Materno Infantil”, dirigida por la profesora Concepción Rodríguez. Los menores reciben este servicio mientras están ingresados o en las revisiones.