Actualizado
lunes, 19 noviembre 2018
23:33
h
URGENTE

Lucha por tener los centros libres de faltas de respeto

El Complejo Hospitalario de Jaén registra un aumento de agresiones
  • HOSPITAL Instalaciones del complejo hospitalario.
    HOSPITAL Instalaciones del complejo hospitalario.

Desde hace más de quince años, el Sindicato de Enfermería y Sanidad de Jaén (Satse) trabaja en el Complejo Hospitalario para reducir y terminar con las agresiones a los profesionales del centro. Así, lel sindicato empezó una campaña informativa con el lema de “La agresión no es solución”, con la que promovía el respeto a los enfermeros y la concienciación de estos de que, por el hecho de estar trabajando, no tienen por qué sufrir que nadie le falte el respeto ni que le agredan físicamente.

A pesar de todos los esfuerzos del Satse y de la gerencia, los datos recogidos por el sindicato, desde 2015, muestran que las agresiones se han incrementado en el hospital. Así, en ese año, se produjeron 15; en el 2016, 23, y el año pasado registró otras 28. De las veintiocho agresiones que se produjeron en el 2017, 8 fueron físicas, 18 fueron no físicas (verbales, gritos o insultos) y una fue no física, pero con amenaza contra la integridad. “Me consta que hubo más, ya que estas son solo en las que se puso en marcha el plan de agresiones. Y, aunque no son muchas, sí están aumentando y puede ser, por un lado, porque los profesionales cada vez exigen más sus derechos”, explica África Conde, delegada del Satse en el complejo. Los servicios donde con más frecuencia se registran agresiones en este centro son en Salud Mental y en Urgencias. Asimismo, Conde afirma que existen muchas situaciones en las que se deberían de haber activado el plan y no se activó, “bien porque el profesional no consideró que debería de hacerlo (ya que asume que es parte de su trabajo) o porque los responsables y cargos intermedios no tienen esa conciencia de que con las faltas de respeto tenga que ponerse el plan en activo”. Por ello, desde el sindicato se pide que los cargos intermedios y directivos del hospital se impliquen más y conozcan el plan de agresiones, así como que apoyen, en todo momento, a los trabajadores.