Actualizado
viernes, 16 noviembre 2018
18:22
h
URGENTE

Los sindicatos piden mayor conciencia hacia la depresión

Es la segunda causa de baja por incapacidad temporal en la provincia
  • PRODUCTIVIDAD. Unas clientas solicitan la atención de la dependienta, en el mercado de San Francisco.
    PRODUCTIVIDAD. Unas clientas solicitan la atención de la dependienta, en el mercado de San Francisco.

La depresión es una de las primeras causas de pérdida de productividad, absentismo laboral, incremento de accidentes en el trabajo, utilización de los servicios sanitarios y jubilación anticipada. Así lo determina la Organización Mundial para la Salud (OMS). De hecho, 1 de cada 10 personas sufre un episodio depresivo al año, con una duración media de 35,9 días por ocasión. Tanto es así que los trastornos mentales son la segunda causa de baja por incapacidad temporal, y la depresión y la ansiedad representan el 70 por ciento del total. La OMS comunica que para el año 2020 esta dolencia será la causa principal de discapacidad en todo el mundo, solo superada por las enfermedades cardiovasculares.

“Es la patología del siglo XXI, así que es lógico que se extrapole al mundo laboral”, cuenta Miguel Ángel Salazar, responsable provincial de Salud Laboral de CC OO, que confirma que, en Jaén, el número de bajas por esta dolencia crece. El 20 por ciento del absentismo laboral es por ansiedad o depresión. “En las encuestas anónimas que se realizan, los trabajadores admiten que sufren condiciones de trabajo estresantes, con ritmos que les someten a presiones que generan ansiedad”, afirma, y añade: “Pueden sentirse poco valorados por sus responsables, o sentir que no crecen profesionalmente o que carecen de instrumentos suficientes para ejercer su tarea”.

Asimismo Salazar subraya la falta de “credibilidad” que sufre un trabajador que afirma estar deprimido. “No aparece en una radiografía, así que es difícil detectarla”, dice. En CC OO existe una máxima en materia preventiva, según Salazar, en la que se encargan de hacer visible lo invisible. “No se debe desconfiar de todos, en cualquier ámbito de la vida, y más cuando los porcentajes avalan que existe un problema”. Explica que, habitualmente, el contexto y su evolución están relacionados, por lo que muestran un “fallo” en la forma de organización del negocio. “Se puede cerrar los ojos o intentar abordarlo, si se observa que el personal se da de baja, aunque se contrate a alguien nuevo, si el error inicial continúa y no se corrige, tarde o temprano volverá a surgir y faltarán manos para realizar el trabajo, por ello se debe tratar la raíz del problema”. Destaca la importancia de las encuestas y el diagnóstico de los problemas en la salud de la gente, desglosado por sexo, edad, departamento o antigüedad. A partir de ahí se analizan las causas y se averigua el origen que afecta a los empleados.

Desde Comisiones Obreras denuncian que las empresas no suelen poner facilidades a la hora de manifestar su dolencia. “Una vez se sabe cuál es la enfermedad, se debe proporcionar el medicamento, que son las medidas preventivas o correctivas”, afirma Salazar. Manifiesta que “sobre el papel” todo es “correcto”, el problema es que “no sale del cajón”.

“Hay un claro problema de concienciación”, comenta el responsable de Salud, y recalca que afecta tanto a las empresas particulares como a la administración. “Casi todos los negocios tienen un plan de prevención, que se ha conseguido gracias a la labor de las inspecciones de trabajo, un departamento que con pocos medios pero con mucho empeño en estos asuntos”, comenta. Sin embargo “no es más que papel mojado, que no se integra ni se pone en práctica”. Salazar hace referencia a la falta de información de los trabajadores por parte de las empresas, que ignorar a dónde deben acudir o cómo deben reaccionar según qué situaciones de riesgo tengan en sus puestos de trabajo. “Un trabajador no sabe qué hacer si se marea o, de repente, se le pone la visión borrosa, la mayoría sigue con su faena, cuando deberían conocer los síntomas que se contemplan en la plan de prevención laboral para acudir a un médico dado el caso”, dice Salazar, y sentencia: “No nos creemos la prevención”.

Desde CC OO resaltan la necesidad de compartir la información con el personal. “Que el trabajador sepa cuándo debe ir al médico, y si va y no le ocurre nada, mejor, pero que considere que esa visita no es una pérdida de tiempo, sino un paso para evitar un peligro laboral”. Según Salazar, puede haber casos en los que los síntomas muestren indicios de una enfermedad más grave y se debe prevenir. “Tal vez no tiene importancia, o tal vez se está jugando entre la vida y la muerte”, recuerda el sindicalista.

Salazar afirma que en Jaén no hay conciencia preventiva. Recientemente se celebró el Día Internacional de la Salud en el Trabajo, y los accidentes laborales en un trimestre han crecido en 200 más. “Es una barbaridad”. La depresión se encuentra entre ellos pero, según el responsable de Comisiones Obreras es complicado detectarlo en las estadísticas. Por ello, y con la intención de crear una “verdadera” concienciación de la prevención laboral, el sindicato realizará próximamente una denuncia pública en la que pedirá más inspectores, más medios para trabajar y más cursos de prevención. “Hay que denunciar y ser beligerante para que los trabajadores conozcan sus derechos y los reclamen”, dice.