Actualizado
sábado, 17 noviembre 2018
12:03
h
URGENTE

Los embalses de Jaén tienen en reserva un 62,44% de agua

La provincia dispone de 1.453 hectómetros favorecidos por las lluvias
  • ABUNDANCIA. Vistas del Pantano de La Bolera, de Pozo Alcón.
    ABUNDANCIA. Vistas del Pantano de La Bolera, de Pozo Alcón.

El caluroso verano de la provincia jiennense se mira, este año, con otros ojos. Gracias a las abundantes lluvias que se sucedieron hace ya algunos meses, los embalses lucen su mejor aspecto, desde hace mucho, en la época estival. De hecho, pueden presumir de estar en una media de un 62.44% de su capacidad total, solo dos puntos por debajo de la media de toda la Cuenca del Guadalquivir, que cuenta con una reserva del 64,2%.

El año pasado, los embalses jiennenses estaban “tiritando” si se comparan con las cifras alcanzadas en 2018. Las lluvias, aunque llegaron tarde, lo hicieron con ganas de ser las protagonistas de la primavera. Gracias a esto, las presas de la provincia mantendrán, durante el verano, unas cifras que harán que ni siquiera los agricultores tengan que preocuparse por sus cultivos. De esta manera, Jaén mantiene en reserva 1.453 hectómetros cúbicos de agua (de una capacidad total de 2.327), lo que supone que todo el volumen está cubierto en un 62.44%. Sin embargo, con el calor apretando se perciben las primeras pérdidas. Así, con respecto a la semana pasada, Jaén perdió 28 hectómetros cúbicos de agua, lo que representa un 1,20%. Datos que, comparados con los del año pasado, muestran una mejora de la situación mucho más que notable, ya que, por estas fechas, los embalses se encontraban al 41.47% de su capacidad, lo que significa que solo guardaban 965 hectómetros cúbicos de agua.

De hecho, ahora, la provincia cuenta con dos pantanos que están al 100% de su volumen total. El Aguascebas, entre Villacarrillo y Mogón, que tiene una capacidad de 6 hectómetros cúbicos, no tenía este nivel desde 2016, pues, en julio del año pasado, solo tenía la mitad de sus reservas. Un caso parecido es el de Siles, que no completaba su capacidad de 30 hectómetros cúbicos desde enero de 2017, año en el que incluso llegó a tener solo 3 hectómetros cúbicos de agua.

Los grandes embalses de la provincia también están de buen ver. De hecho, el pantano más con mayor capacidad de reserva, el Tranco de Beas, se encuentra al 67,67%, lo que lo sitúa por encima de la media jiennense. Es decir, que de 498 hectómetros cúbicos de agua, mantiene 337. El segundo más grande, el Giribaile, con una capacidad de 475 hectómetros cúbicos, está al 43.37%, mientras que el Guadalema cuenta con un 59.37%. Finalmente, el Jándula y L a Fernandina están al 64.60% y 61.63% de su capacidad total, respectivamente.

La reserva hidráulica española está al 70,6%, lo que se traduce en que los embalses de la península cuentan con 39.603 hectómetros cúbicos de agua. Por su parte, la cuenca del Guadalquivir es la décima reserva con respecto a niveles de almacenamiento. La que cuenta con un mayor porcentaje es la del Cantábrico Occidental, con un 94,2%, así como la del Cantábrico Oriental, con un 93,2%. Las cuencas internas de Cataluña completan el podio con una reserva de agua del 91,7%.

La presa de Siles, necesaria y fundamental en la provinicia

Una de las tareas pendientes en los recursos hídricos de Jaén es la presa de Siles. Una infraestructura fundamental para toda la provincia y, sobre todo, para la Sierra de Segura. “Es una presa muy pequeña que solo tiene en servicio seis hectómetros cúbicos que se puede utilizar para el regadío de la zona, pero yo creo que es muy poca cantidad”, asevera Juan Balbín, delegado de Agricultura. La apertura de la presa es competencia del Gobierno central y Balbín afirma que seguirá exigiéndolo con incluso “más fuerza”. “Que sean del mismo signo político no significa que vayamos a quedarnos quietos”, insiste y, además, añade que pedirán, como mínimo, quince hectómetros cúbicos de agua utilizable para los regadíos. Así, indica: “La presa está preparada para que de ella se gaste bastante más que los seis hectómetros cúbicos que se han concedido para el regadío, incluso más de los quince hectómetros”. De igual manera, declara que “no sería malo” que se ofrecieran riegos extraordinarios a aquellos regantes que tengan las infraestructuras para regar con los seis hectómetros que ya están concedidos. Asimismo, pide a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir que ayude a legalizar “todos los riegos que se puedan legalizar, ya que de todas maneras están regando”.

Por su parte, la organización agraria UPA también pide que se pongan en marcha las infraestructuras que están pendientes en el territorio. Entre ellas, Cristóbal Cano, secretario de la organización, destaca proyectos como el ya citado y a la lista añade la balsa del Cadimo y el embalse de la Cerrada de la Puerta, “que podría también aumentar la superficie de regadío en Jaén y, en consonancia, completar el desarrollo económico de la provincia”, subraya.