Actualizado
martes, 25 septiembre 2018
20:40
h
URGENTE

Las obras en Santo Domingo aún tienen que esperar a 2021

La Junta pone 2,8 millones y la Diputación, 800.000, para el ansiado proyecto

La presidenta andaluza, la socialista Susana Díaz, en su visita a la capital el 22 de febrero de 2016, anunció inversiones en la iglesia de Santo Domingo, por valor de 880.000 euros y, ante su anfitrión, el alcalde Javier Márquez, se comprometió a reinaugurar el monumento. Puede ser que acuda al acto, pero, si lo hace en su condición de jefa del Gobierno andaluz, tiene que ganar las próximas elecciones autonómicas y la ceremonia le cogerá, prácticamente, en el final de la legislatura. Y es que, como dijo ayer el consejero de Fomento y Vivienda, Felipe López, hasta 2008, las inversiones en el templo, cedido por la Diputación a la Administración autonómica en 1992, suman 1,8 millones de euros, aún queda lejos la culminación del proyecto definitivo. Tanto como que, hasta 2021, no comenzarán estos trabajos de restauración. López aclaró que la suma que se estima necesaria para recuperar para la ciudadanía el inmueble rondará los 3,6 millones de euros y que, para hacer esta estimación, fue preciso un diagnóstico de su necesidades.

La culminación de la fase previa de estudio es la que dio pie para llegar hasta otro capítulo de la historia de Santo Domingo, cerrado desde 1972. Los protagonistas, Felipe López y Francisco Reyes, sellaron un acuerdo de colaboración con el que ponen sobre la mesa el 80 y el 20% respectivamente del gasto de los trabajos, es decir, 2,8 y 800.000 euros para cada “casa”. En cuanto a los plazos, depende. Hay obras que no pueden esperar, aseguró López, como la consolidación del camarín y la cubierta y otros urgentes en la portada de Alonso Barba y la torre de la espadaña. Esta fase comenzará en noviembre de este año y, una vez en marcha, el consejero anunció que se estudia la posibilidad de que se abra el edificio a las visitas, “de forma ordenada”. La intervención integral, definitiva, va a otro ritmo, en parte lastrado por la intransigente burocracia, y lo primero que hay que hacer es redactar el proceso para, posteriormente, sacarlo a licitación. De ahí que la Consejería, en una nota, hable de que, hasta dentro de un trienio, no comenzarán las obras, que tienen un plazo de ejecución de 16 meses. En la rueda de prensa, a preguntas de los periodistas, el titular de Fomento y Vivienda fue menos preciso. Lo que sí dijo es que la recuperación para su uso demuestra, en sus palabras, “el elevado nivel de compromiso de la Junta con la importante recuperación de un elemento valiosísimo de la arquitectura y de la historia de la ciudad”. El presidente de la Diputación también se mostró entusiasmado y juzgó: “Es un gran día para el patrimonio jiennense y para la oferta turística y cultural de esta ciudad y, por tanto, de la provincia de Jaén”.

La rehabilitación se realizará sobre el conjunto monumental ca-talogado como Bien de Interés Cultural (BIC) en el año 1985, conformado por una iglesia conventual, su sacristía anexa y las estancias de las antiguas escuelas parroquiales. Se realizará con fondos europeos y con cargo al 1% cultural de la Junta, la consolidación estructural del conjunto y la habilitación funcional de espacios, además de la articulación de la relación entre la iglesia y el resto del monumento, a las espaldas del Archivo Histórico.