Actualizado
miércoles, 14 noviembre 2018
18:54
h
URGENTE

Las cucarachas “infestan” el centro

El Ayuntamiento carece de servicio de desinsectación, aunque prevé licitarlo

Ronda de la Misericordia, Loma del Royo, La Alcantarilla y Plaza del Egido Belén. Estas son las zonas que el Ayuntamiento desinsectó hace un par de semanas. Lo hizo ante las reiteradas quejas de los vecinos e invirtió en ello 10.000 euros. Pero las cucarachas americanas que son la fuente del malestar ciudadano siguen campando a sus anchas por el centro de la ciudad, desde la Plaza de la Constitución a la Avenida de Madrid, el barrio de Belén, La Alcantarilla o el Pilar del Arrabalejo. Las quejas son continuas. Se reproducen como un clamor en boca de vecinos, comerciantes, hosteleros y hoteleros, que advierten de que la mala imagen que esto traslada de la ciudad al turista y a los consumidores. Los empresarios del entorno de la Plaza de la Constitución coinciden: “Está todo infestado”. “¡Y es todos los días! —cuenta otro camarero—. Desinsectamos el local y las ves por la calle, en las terrazas, pasando por mitad de los clientes. ¡Es vergonzoso!”. “La gente dice que es por el bar, pero ¡entran por la calle! ¡Por Ley, fumigo todos los años, porque, si no, me cierran!”, subraya Gregorio Navas, propietario de la cafetería-bar Samoa.

Las cucarachas son sinónimo de suciedad, de falta de mantenimiento y de contaminación, porque la portan ellas mismas en sus cuerpos. Y, aunque no como plagas, su presencia está tradicionalmente ligada a las zonas más céntricas y antiguas de la ciudad. “Es normal —expone Miguel Ángel Soria, desde la empresa de control de plagas Andasur—. El problema está en el sistema de alcantarillado y, en estas zonas, son muy antiguos, así que las denuncias son muy frecuentes”. En Andasur los teléfonos no paran de sonar. Todos los días de la semana y a todas horas. “Estamos recibiendo quejas de particulares constantemente”, comenta Soria. Según el experto, para acabar con estas plagas, los tratamientos deben ser periódicos a lo largo de todo el año: “como mínimo —apunta Soria—, cada tres meses y, durante los tres de verano, que es cuando hay más reproducción de estos insectos, han de hacerse cada 10 o 15 días”. Es un tratamiento preventivo que se realiza en numerosas ciudades españolas y también jiennenses, como Linares o Úbeda, pero que no existe en la capital, como confirmó a este periódico la edil de Sanidad y Consumo, Yolanda Pedrosa.

Más información en la edición impresa de Diario JAÉN.