Actualizado
jueves, 20 septiembre 2018
13:38
h
URGENTE

La sierra jiennense se convierte en un auténtico epicentro turístico durante la época de la berrea

Septiembre y octubre es la temporada alta para muchos locales
Ver comentarios

La época en la que se produce la berrea, que suele ser entre los meses de septiembre y octubre, es una de las fechas en las que más aumenta el turismo. La llamada de los ciervos es un momento único que atrae a muchos curiosos, ya sea por la belleza de los mismos ciervos a los que es más fácil ver en esta época o por la singularidad de su rito de apareamiento.

La sierras jiennense, por sus características y conservación, son unos de los lugares favoritos para este tipo de turismo, y los meses de septiembre y octubre llegan como agua de mayo a los establecimiento hosteleros de la zona. A pesar de que las visitas que se organizan para observar la berrea no están dentro de un turismo tan especializado como el que se centra en la época del celo del lince, es igual de llamativa. Aunque las diferencias son claras. Mientras que para ver al felino más famoso de la península ibérica en la sierra jiennense acuden personas de fuera de la provincia e, incluso, del extranjero; para observar a los ciervos hay más público de la región, de los pueblos y la capital de Jaén. Una de las características más positivas de este tipo de turistas es que, la inmensa mayoría, respetan los límites que se establecen en las visitas por la naturaleza, así como el entorno y la vida que allí se encuentra. Las empresas hosteleras hallan, en estas fechas, su temporada alta. Así lo afirman desde El Mesón Despeñaperros, que aseguran mantener muy alto el nivel de hospedaje. Asimismo, señalan que la mayoría de las personas que acuden a su establecimiento son jubilados, de lunes a viernes, y jóvenes los fines de semana. Además, sostienen que muchos de los turistas que visitan la zona en estas fechas suele repetir cada año, lo que convierte a este turismo en una tradición para muchas personas. [P. G. P.]