Actualizado
martes, 25 septiembre 2018
17:24
h
URGENTE

La noche más jiennense del año

Humor, aplausos y emoción vertebran la Gala de los premios de Diario JAÉN
Ver comentarios

Lo mejor de la provincia se resumió anoche en el pabellón exterior de la Ifeja, donde Diario JAÉN entregó sus Premios Jiennenses del Año 2017 a ocho trayectorias ejemplo de excelencia, esfuerzo, solidaridad y un sinfín de valores que hicieron de la Gala una cita inolvidable.

El periódico se volcó para que la velada dejase un recuerdo perenne en la memoria de sus protagonistas y de una sociedad ampliamente representada que aplaudió a rabiar y se contagió de positividad. David Navarro, otra vez, dinamizó la noche con su chispa, que sacó carcajadas hasta al más serio.

Y es que la alegría no podía faltar en una celebración de la idiosincrasia provincial desde ámbitos tan diversos como convergentes. Alegría... y emotividad, que desde que los altavoces amplificaron las efusivas palabras del director de Diario JAÉN, Juan Espejo, y de su presidente, Eleuterio Muñoz, los pulsos se aceleraron. Stevia del Condado, Riff Producciones, el Grupo de Espeleología de Villacarrillo, el Colegio Oficial de Enfermería, la marca turística Jaén, Paraíso Interior y “Edad Dorada-Mensajeros de la Paz” —también Popular del Año— encarnaron el espíritu de una tierra que se engrandece gracias a su labor. Con sus mejores galas, los asistentes disfrutaron también del glamour de la actriz Natalia Verbeke, que recibió, deslumbrante, el Premio Especial Jaén, Mar de Olivos. Ni siquiera faltó algo tan de aquí como una verbena; eso sí, mundialista, que España debutaba en el Mundial. La Gran Rockset, incombustible, dejó claro que no hay público que se le resista. Noche maravillosa y colofón de de fuegos y versos aceituneros.

Veinte arrobas de AOVE para una actriz “casi de Jaén”

Calidad, profesionalidad, talento, belleza... Todo eso, y mucho más, forman el “book” de virtudes de Natalia Verbeke, la gran actriz española que, en esta edición de los Jiennenses del Año, se hizo acreedora al galardón Jaén, Mar de Olivos. Y, por si le faltaba algo, por sus venas corre sangre de Jaén, tierra en la que nació su bisabuelo, que hasta tenía apellido toponímico de la provincia: Miguel Baeza.

La conocida intérprete, que ha formado parte del reparto de algunas de las películas más taquilleras y celebradas del cine español, recibió de manos de Eleuterio Muñoz un lote de aceite que, en teoría, se corresponde con su propio peso. Solo en teoría, porque los 234 kilos que le entregó el presidente de DIARIO JAÉN S. A. nada tienen que ver con la cifra que su figura arroja en la pantalla de la balanza, aunque sí mucho con la solidaridad que esta artista de origen argentino derrocha.

Más que feliz recogió Verbeke su premio, con la certeza de que la Federación Española del Banco de Alimentos y los restaurantes Robin Food —creados por el padre Ángel— agradecerán esas más de veinte arrobas de aceite de oliva de Jaén como agua de mayo.

Cercana, encantadora... Así pasó por la capital Natalia Verbeke la noche en la que el periódico provincial unió a su larga lista de ilustres una nueva remesa de imprescindibles.