Actualizado
lunes, 17 diciembre 2018
13:34
h
URGENTE

La Junta recupera el tranvía y tiene como objetivo que funcione en 2019

El Consejo de Gobierno aprueba que el tren ligero tenga carácter metropolitano
|
13/06/2018
  • CONSEJERO. Felipe López, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno de la Junta, en Sevilla.
    CONSEJERO. Felipe López, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno de la Junta, en Sevilla.

0cho años después, el tranvía de Jaén puede revivir sus primeros días en el mundo, allá por mayo de 2011, pero, el desenlace de su particular historia puede ser totalmente distinto. Cuando salga de sus cocheras de Vaciacostales en el primer cuatrimestre del próximo año, será para funcionar y no para terminar invernando, tras solo darle tiempo a asomar una rueda. Algo hay distinto a aquel momento. En primer lugar, el transporte ya no será gestionado por el Ayuntamiento, sino por la Junta, que se hace con el control casi total de este equipamiento, eso sí, al asumir el 75% de su déficit tarifario, es decir, la diferencia entre el coste real del viaje y el coste para el usuario, frente a un 25% del municipio. Siete años de “dificultades de todo tipo y pérdida de oportunidades para ciudadanos”, en palabras del consejero de Fomento y Vivienda, el jiennense Felipe López, se superan por fin con el nuevo escenario que también trastoca los plazos que los propios protagonistas del entendimiento se dieron. Y es que, si en un principio, tanto López como el alcalde, el popular Javier Márquez, hablaron de finales de año para ver circular de nuevo el tren ligero, el nuevo cronograma no sitúa ese momento antes de abril de 2019, tal y como desveló el alto cargo del Ejecutivo andaluz ayer, tras dar cuenta de la declaración del medio de transporte como de interés metropolitano. Este último acuerdo del Consejo de Gobierno es crucial para entender lo que sucederá en adelante, ya que da carta de legalidad al esfuerzo económico que asumirá la Junta.

Hace dos semanas, el pleno de la Corporación Municipal, sin unanimidad, eso sí, al materializarse la abstención de Jaén en Común, aprobó instar a la Junta a que el uso del sistema tranviario de la capital fuera metropolitano. En su origen, este medio de transporte fue entregado para uso local por la Consejería de Obras Públicas y Vivienda al Ayuntamiento, el 18 de abril de 2011, tras ejecutar un proyecto que se materializó conforme a un protocolo suscrito entre las administraciones local y regional, el 17 de diciembre de 2008. Sin embargo, la propia Junta en un informe reciente, justifica que el sistema tranviario tiene sentido para atender las demandas de la aglomeración urbana que conforma la capital y los municipios de su entorno. De ahí, que, como apuntó López, al enfilar el tranvía de nuevo “el kilómetro 0” haya que rehacer este primer pacto ya que “el reparto de responsabilidades cambia”. La gestión del tranvía de Jaén por el Gobierno andaluz se regirá, por lo tanto, por el mismo esquema establecido para los ferrocarriles metropolitanos de Sevilla, Málaga y Granada, ya en funcionamiento, y donde la Junta aporta 3 de cada 4 euros de déficit en el funcionamiento. La Consejería de Fomento y Vivienda considera asimilable este incremento de la parte que tiene que asumir al tener en cuenta los beneficios en términos sociales, de integración urbana, de seguridad y de mejora del medio ambiente. En este último punto, se espera que la entrada en servicio del tranvía contribuya a retirar cada año cerca 400.000 desplazamientos en coche y que tenga una demanda inicial de 1,5 millones de viajeros. Asimismo, la decisión se justifica por la necesidad de una prestación coordinada de los servicios y la aplicación de un sistema tarifario integrado con el resto de sistemas de transporte del Área de Jaén. De acuerdo con las previsiones que maneja el departamento que dirige Felipe López, a partir de una disponibilidad de 3 o 4 unidades móviles en línea, el servicio se prestará en un intervalo de paso de entre 10 y 15 minutos en días laborables y 30 en fines de semana y festivos, con una velocidad comercial de 20 kilómetros por hora, el doble de los registros actuales del bus urbano. Además, como ya avanzó el regidor, se plantea la necesidad de reorganizar estas líneas de autobuses, para que, entre las dos opciones de movilidad públicas existentes, mejore el servicio. Una vez aprobada la declaración del tranvía como metropolitano y con el convencimiento de que hay que rehacer los acuerdos existentes, los siguientes pasos serán la restitución de la infraestructura y el material móvil que la Junta entregó al municipio en 2011, tras una inversión de 120 millones de euros y el comienzo de todas las acciones técnicas y operativas destinadas a poner en marcha cuanto antes el sistema tranviario. Entre ellas destacan la licitación de los trabajos de puesta a punto de la infraestructura, que incluye invertir unos dos millones en reparar los elementos dañados, la contratación del personal de la operación y realización de las pruebas dinámicas y en blanco, es decir, la simulación de marcha comercial sin pasajeros, previas a la puesta en servicio. Esto sí puede ocurrir a finales de año, una vez que ya esté en manos de la empresa o la unión de empresas que gane el concurso.

El sistema tranviario de Jaén consta de un trazado de 4,7 kilómetros y diez paradas. La línea, con plataforma reservada de vida doble y regulación semafórica con prioridad de paso en los cruces, parte del Paseo de la Estación para continuar por el centro urbano y seguir por la prolongación de la carretera de Madrid hasta la zona industrial ubicada en el norte de la ciudad, en la intersección entre la carretera N-322 y la Autovía del Olivar. El de ayer es un paso importante y la propia presidente de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, en un tuit, aseguró que con este acuerdo “se hace justicia” y dejó claro que el Gobierno andaluz cumple con su compromiso y, tal y como anunció en un acto organizado por Diario JAÉN, el 16 de marzo, el tranvía es de cartácter metropolitano.

Un reestreno en pleno frenesí de las elecciones

Las previsiones apuntan a que el tren ligero tiene que circular, nuevamente, en abril de 2019. La fecha no es baladí, puesto que puede suponer que el tranvía eche a andar tras unas previsibles elecciones autonómicas y antes de las municipales. Detrás de la salvación de este medio de transporte hay muchas fuerzas implicadas. Por un lado, la socialista Susana Díaz lo consideró una prioridad de su gestión. Por otro, Ciudadanos, que con su respaldo a la líder regional permite, por ejemplo, la aprobación de los presupuestos autonómicos, también medió para aprovechar este medio de transporte. En cuanto al PP andaluz, también dio luz verde al alcalde, el popular Javier Márquez, para que buscara soluciones.

Las dudas de los conductores y sobre la adjudicataria

La empresa que se quede con la concesión del tranvía será la que elegirá la plantilla. Por eso, no todas las personas que hicieron el curso tienen un puesto de trabajo garantizado. No obstante, el consejero de Fomento, Felipe López, dijo que, en un procedimiento en el que se elegirá a los más preparados, a nadie escapa que parten en una buena situación. El consejero, la semana pasada, comentó que el pliego de condiciones para sacar a concurso el tranvía aún no está terminado y que tendrá que elaborarse en una concurrencia pública que tiene que regirse por los principios de publicidad, concurrencia y la ley de contratos de las administraciones públicas. Cuando se licite, se conocerá que empresa lo gestiona.