Actualizado
jueves, 17 agosto 2017
21:42
h
URGENTE
  • sobre el terreno. Dos guardias civiles en la “zona cero” del incendio que se declaró, el jueves 3 de agosto, en La Trujala, Segura de la Sierra.
    sobre el terreno. Dos guardias civiles en la “zona cero” del incendio que se declaró, el jueves 3 de agosto, en La Trujala, Segura de la Sierra.

La discreción y el mutismo que son norma en la Comandancia cuando se trata de dar pistas sobre sus investigaciones “más delicadas” se cumple a rajatabla en el caso del incendio que se declaró, el pasado 3 de agosto, en La Trujala, un paraje de Segura de la Sierra. Pero algo ya se sabe, aunque todavía sin confirmación oficial. Fuentes de total solvencia, consultadas por este periódico, explicaron que los principales sospechosos de prender fuego al monte, hace ya nueve días, son vecinos de este pequeño municipio del Parque Natural; de hecho, hay muchas pistas que apuntan ya a uno en concreto, aunque la Benemérita todavía no ha dado el paso de imputarle lo ocurrido y aplicarle la consideración judicial de investigado. Los guardias civiles trabajan en ultimar flecos para armar las diligencias que entregarán a su señoría, el titular del juzgado que esté de guardia en Villacarrillo cuando llegue el momento, por haberse originado el fuego en este partido.

El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) ya conoce perfectamente la “zona cero” del fuego y otros puntos que pueden aportar pistas, peinados en busca de pruebas que ya obran en poder de los miembros del Cuerpo. También se toma declaración a los vecinos de Segura de la Sierra, en busca de respuestas que levanten sospechas y de posibles testigos. Hay que tener en cuenta que el núcleo de población de Segura de la Sierra es pequeño y allí residen, de forma estable, unas trescientas personas, aunque en todo el extenso término municipal haya censados unos 1.845 habitantes. Alguien tuvo que ver algo extraño antes de que, a las 18:51 horas, se detectara el humo en un barranco. El Instituto Armado recogió papel higiénico en la zona y está claro que existe más de un foco, en concreto, dos de los que sí salieron llamas y otro donde había material combustible acumulado, que no llegó a prender. Las pesquisas también confirman lo dicho por los vecinos de la comarca, que el de la semana pasada es el último y más grave de una serie de varios fuegos que ya se sofocaron en las inmediaciones del paraje afectado.

El Seprona, para completar lo que ya sabe, espera recibir, lo que ocurrirá el lunes, el informe de la Brigada de Investigación de Incendios Forestales del Infoca, un documento que, como adelantó el delegado de Medio Ambiente, Juan Eugenio Ortega, les llegará el lunes. Ese día, este estudio también será remitido a la Fiscalía.

Dos focos y “claramente intencionado”

El Infoca trabajó, desde el primer momento, con un incendio forestal, en una zona de difícil acceso, que tenía dos focos. El fuego se declaró, oficialmente, a las 18:51 del pasado 3 de agosto y, desde el primer momento, tal y como adelantó este periódico, se habla de un fuego intencionado.

Un culpable sin cara, pero “muy buscado”

Lo ocurrido, en pleno corazón del Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villas, indigna muchísimo a los vecinos. Tanto es así que, de forma espontánea, se creó una especie de plataforma ciudadana que, con sus propios medios, trata de reunir pistas que ayuden a las autoridades a encontrar al autor.

Arde solo un 0,4% del inmenso bosque

Las sierras de Cazorla, Segura y Las Villas gozan de la misma figura de protección y conservación, al estar incluidas en el mayor parque natural de España, declarado Reserva de la Biosfera por la Unesco, que tiene 214.000 hectáreas de extensión. El último incendio declarado en esta zona afecta a un 0,4% de este bosque.

“Ataque” al bosque sin aparente explicación

Las hipótesis para explicar los motivos de que una o varias personas peguen fuego al monte son varias, desde el interés por imitar en la zona lo que ocurrió en otros fuegos en España, hasta los intereses económicos, pasando por una gamberrada. Lo que sí es cierto que no se contempla la negligencia.