Actualizado
jueves, 15 noviembre 2018
19:57
h
URGENTE

La calidad del aire de Jaén pasa la prueba, pero no sin amenazas

Solo en julio los niveles “malos” de ozono y partículas superaron los admisibles

No pocas personas se han sorprendido esta semana cuando la oficina del Defensor del Pueblo que conduce Soledad Becerril anunció que ha abierto una actuación de oficio para conocer las medidas que contemplan 14 ciudades españoles para atajar los elevados niveles de polución que registra su atmósfera. Las urbes sobre las que ha puesto la lupa son A Coruña, Avilés, Barcelona, Bilbao, Ciudad Real, León, Madrid, Murcia, Santander, Toledo, Valencia, Zaragoza y dos capitales andaluzas: Sevilla y Granada. No Jaén. Y eso que todavía hay quienes, haciéndose eco del informe que la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió en 2014 con registros que correspondían a 2010, repiten que la capital sigue estando entre las 8 más contaminadas de España. En realidad, no debería extrañar que Jaén no esté entre esas 14 ciudades. Sus niveles de contaminación atmosférica urbana son “admisibles”, cuando no “buenos”, la mayor parte del año.

Así lo reflejan los informes que, mes tras mes, emite la Dirección General de Prevención y Calidad Ambiental de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía. Y, exceptuando los meses de estío, en los que los niveles de contaminación se disparan, debido, fundamentalmente, a factores ambientales como el calor y la ausencia de precipitaciones, y un episodio de intrusión de aire africano a nivel de superficie que afectó al conjunto de la región en febrero, la imagen se repite en los otros dos municipios de la provincia con de estaciones medidoras de la calidad del aire: Bailén y Villanueva del Arzobispo.

Según los datos que maneja la Consejería de Medio Ambiente, la situación de la calidad del aire de estos tres núcleos urbanos, de enero a noviembre de este año, fue “admisible” la mayor parte de los días. Sin embargo, no hubo ni un solo mes de estos once en el que no se registraran niveles malos e, incluso, muy malos, sobre todo, en dos de los contaminantes químicos que se analizan: las partículas en suspensión menores de 10 micras y el ozono, si bien se advierte de que esta último valor objetivo no podrá evaluarse hasta final de año con todos los datos acumulados hasta entonces.

En una tendencia que empeora a partir de mayo, cuando el calor empieza a abrasar, a falta del informe correspondiente a diciembre, julio registró los índices más preocupantes de este 2016 que hoy acaba. En Jaén y en Bailén, las situaciones de “mala” calidad del aire superaron a las admisibles. Solo Villanueva del Arzobispo mantuvo el tipo, y eso que merece un análisis aparte.

“problema”. La atmósfera villanovense presenta, estos días, la peor calidad de la provincia, según los datos de la Junta de Andalucía y de Air Quality Index, un mapa que mide en tiempo real la calidad del aire de más de 60 países del mundo. Con más de 100 microgramos por metro cúbico de partículas de suspensión al día (el jueves alcanzaban los 104 y ayer eran de 119), sus niveles de contaminación son “dañinos”. Perjudiciales para la salud de los grupos que se consideran “sensitivos”: los niños y adultos activos y personas con enfermedades respiratorias, como el asma, a los que se recomienda que eviten esfuerzos físicos excesivos y prolongados al aire libre. Pero ¿qué ocurre en este municipio de Las Villas? Cuenta el alcalde de Villanueva del Arzobispo, Jorge Martínez (AxV), que, a partir de las cinco de la tarde, cuando “la gente vuelve de la aceituna”, la contaminación en el pueblo “se ve”. “Se nota en el ambiente”, dice. Pero añade, a modo de aclaración: “¡Se nota en todos los pueblos de alrededor, lo que ocurre es que solo hay medidor en Villanueva del Arzobispo!”.

Los elevados niveles de partículas en suspensión que se registran en el municipio no proceden ya de la orujera San Miguel Arcángel. “Cuando la montaron no cumplía la normativa, pero ya sí lo hace ¡y con creces! Tiene depuradora del aire y hasta le han dado un premio!”, defiende Martínez. En su opinión, el “problema” para el que —se queja— ningún equipo de Gobierno local anterior ha puesto medidas resulta del elevado número de chimeneas de humo y de calderas de biomasa que hay en este pueblo de poco más de 8.500 habitantes. “Después de Villacarrillo, somos el mayor productor de aceite de oliva del mundo en época de sequía. La lumbre, con la leña y la biomasa, con el hueso de aceituna, es, hoy por hoy, lo que más económico nos sale y todo el mundo ha apostado por ellas”. Indica que, en su momento, en el marco de un programa de desarrollo sostenible para poner freno al cambio climático y rebajar el dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera, la Junta de Andalucía promovió las calderas de biomasa. “Pero no exigió que tuvieran un filtro, así que sí, bajaron los niveles de CO2, pero, al quemar la madera y el hueso de aceituna, se liberan cenizas al medio ambiente. Esas partículas quedan en suspensión y con la orografía que tenemos, porque estamos en un valle entre montañas, el aire pasa por encima y la atmósfera no se limpia”, explica el alcalde villanovense. El resultado es que el humo que arroja el millar de chimeneas que, según sus estimaciones, existen en el municipio, forma una “neblina” que se observa nítidamente desde Iznatoraf y que, según Martínez, es compartida por los pueblos limítrofes.

Consciente de los daños que esta situación supone para el medio ambiente y para la salud pública, el Ayuntamiento ha encargado a un experto en Estadística un estudio sobre el número de calderas y chimeneas que existen y el combustible que emplean. “En función de eso, nos reuniremos con la Junta y con los organismos que sean pertinentes para tomar medidas oportunas”, avanza el alcalde villanovense, que considera fundamental para atenuar esta situación que la Administración autonómica se implique económicamente. “La solución sería que habilitaran alguna subvención y que nosotros, con una normativa, obligáramos a esa depuración del aire. Pero, si una familia no tiene recursos para subsistir, ¿cómo la voy yo a obligar a instalar un filtro que puede costar mil euros en la chimenea?”, pregunta el regidor.

El 79% de los coches adquiridos, en el tramo menos contaminante

Aunque el sector ya echa en falta una nueva edición del llamado Plan PIVE (incentivos del Gobierno para la adquisición de un vehículo nuevo), las matriculaciones de turismos y todoterrenos mantiene una evolución positiva. Según los datos facilitados por Concesionarios de Automoción (Faconauto), en la provincia el número aumentó un 18,11%, pasando de las 5.711 matriculaciones de 2015 a las 6.745 registradas de enero a noviembre. Y el grueso de los coches que se han adquirido se encuadra en los tramos más bajos de emisión de dióxido de carbono (CO2). El 78,70% (5.308) están en el tramo de entre 0-120 gramos de CO2 por kilómetro recorrido. El 14,53% (980) se encuentra entre 121-140 gramos de dióxido de carbono por kilómetro; el 5,19% (350) entre 141 y 159; el 1,36% (92), entre 160-199, y el 0,22%, en el tramo de más de 199 gramos por kilómetro. Para fomentar la adquisición de vehículos menos contaminantes, el impuesto de matriculación es del 0% para emisiones inferiores o iguales a los 120 gramos de CO2 por kilómetro; del 4,75%, para las que son mayores de esa cantidad, pero inferiores a 159; del 9,75%, para las mayores o iguales a 160 y menores de 199, y del 14,75%, para las de 200. La compra de vehículos eléctricos en Jaén es irrelevante, según Faconauto

DUSI. Tranvía y un centro semipeatonalizado
idcon=12557751;order=15

En la redacción de la estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado (DUSI) con la que el Ayuntamiento aspira a hacerse con hasta 15 millones de euros de financiación europea, uno de los datos más llamativos fue que el 50% de los niveles de contaminación que se registran en la atmósfera de la capital responden al uso del transporte privado. Para rebajar esos índices, “Hábitat 2020” aboga por poner en marcha el tranvía y por medidas como la semipeatonalización del centro.

Carril bici. Supresión de 40 aparcamientos
idcon=12557749;order=18

La ampliación del carril bici que la Junta de Andalucía tiene proyectada para la capital “no afectará a más de 40 aparcamientos”. Así lo avanzó a este periódico el delegado de Fomento y Vivienda, Rafael Valdivielso, que indicó que la licitación y adjudicación de la primera fase está pendiente de aprobación por parte de la Dirección General de Fondos Europeos. La segunda está en redacción en estos momentos, indicó el delegado, que recordó que el itinerario es netamente urbano.