Actualizado
sábado, 15 diciembre 2018
17:23
h
URGENTE

La borrasca Gisele trae más lluvia y viento hasta el próximo domingo

Jaén afronta su tercera semana de chubascos en un mes de marzo poco habitual
Ver comentarios
|
13/03/2018

Hay jienneses que ya ni se acuerdan del día que comenzó a llover. Fue el 27 de febrero y, salvo algunas jornadas denominadas de transición, no ha parado. Los embalses han subido un 14%, aunque el déficit hídrico que padecían los pantanos y el olivar hacen que todavía suene insuficiente. Marzo es un mes inusual por la cantidad de chubascos que registra la provincia. Si el domingo se marchó la borrasca Félix, ahora viene otra que ha sido bautizada como Gisele. La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) indica que, al menos, habrá precipitaciones hasta el domingo, ya que la probabilidad de lluvia en Jaén es del 100% a partir de mañana.

El pluviómetro que hay en el Quiebrajano fue el que más agua de lluvia recogió durante la pasada semana. La Confederación Hidrográfica del Gualdaquivir (CHG) indica que recogió 174 litros por metro cuadrado. Le sigue el que hay en Cazorla, que cogió 163 litros por metro cuadrado —la infografía de esta página muestra todos los pluviómetros de la CHG en la provincia y la cantidad de lluvia que registraron en cada jornada de la pasada semana—.

Existen valores que realmente sorprenden. Después de las últimas tres semanas de precipitaciones, El Quiebrajano continúa a la cabeza con 321,7 litros por metro cuadrado, aunque no se puede decir que sea el lugar en el que más haya llovido en este año hidrológico, que comenzó el pasado 1 de octubre. En este caso, el Aguascebas —en Villacarrillo— y el Tranco de Beas —en Hornos de Segura— son las zonas con más precipitaciones acumuladas. Las dos superan los 650 litros por metro cuadrado, lo que constituyen parámetros de un año que se podría catalogar como bastante lluvioso. Sin embargo, pese a que las últimas tres semanas han cambiado la cara de la provincia, hay que tener presente que las precipitaciones llegan de una manera bastante desigual. Mientras que hay zonas, como El Tranco, en las que se superan los 650 litros por metro cuadrado, hay otras, como Mengíbar, en las que han caído 264 litros por metro cuadrado.

Uno de los grandes beneficiados es el olivar, que están recibiendo mucha agua, algo que hará que le cambie la cara al cultivo con vistas a la próxima cosecha. Es cierto que las precipitaciones que no cayeron durante el otoño ya no se pueden recuperar, por mucho que llueva. No obstante, el agua de ahora será determinante para el retallo del olivar, lo que resulta fundamental para sustentar la próxima cosecha. Además, los agricultores han tenido bastante suerte, ya que este temporal de lluvia y viento les ha cogido con la cosecha de aceituna prácticamente recogida, por lo que no hay pérdidas en la producción. En cambio, el problema se da en la rebusca. Hay algunos jornaleros que esperaban estos días para ganar un dinerillo en algunas fincas en las que había quedado algo de fruto. Sin embargo, la intensa lluvia caída y el barro que hay en el campo han hecho que, prácticamente, no haya opciones de rebuscar. Ahora, hay que resguardarse otra vez para aguantar otra borrasca en la tercera semana de agua.

Hoy será una jornada de cambio hacia el mal tiempo

Hoy entra una nueva borrasca que dejará más precipitaciones en la provincia. En cambio, será una jornada de transición entre el claro que se abrió ayer —después de que la lluvia llegará el 27 de febrero para quedarse— y la entrada del nuevo frente. La Agencia Estatal de Meteorología no prevé un día totalmente cerrado en agua. Más bien, se puede considerar como una jornada de transición después de que ayer se viviera un día bueno para descansar después de tanta lluvia. La Agencia Estatal de Meteorología indica que la probabilidad de que lluvia por la noche y hasta las doce del mediodía de hoy es del 80%. A partir de entonces, se espera una tarde con bastantes claros y unas posibilidades de lluvia bajas —40%. No obstante, a partir de mañana, otra vez, habrá que coger el paraguas, ya que la Aemet afirma que la probabilidad de lluvia es del 100%. Hasta el domingo se esperan días con mucha agua, es decir, unas jornadas muy parecidas a las de la semana pasada.

Aviso amarillo mañana por fuertes rachas de viento

Mañana, toda la provincia registrará aviso amarillo por fuerte viento. La Agencia Estatal de Meteorología activa esta señal ante la llegada de un nuevo frente, que vendrá acompañado por lluvias. En realidad, se trata de una advertencia que no se quedará solo en la provincia, sino que se activa para prácticamente toda la comunidad andaluza, a excepción de algunas comarcas de la provincia de Málaga.

La Agencia Estatal de Meteorología informa de que se pueden dar rachas de viento que alcanzarían los 70 kilómetros por hora. El aviso se activará a las dos de la tarde en la capital y los montes cercanos y en las comarcas de Cazorla y de Segura. Permanecerá en vigor hasta las doce de la noche. El resto de que la provincia se librará de las fuertes rachas durante dos horas, ya que la Aemet activará el aviso amarillo a partir de las cuatro de la tarde. Al igual que en la capital, Cazorla y Segura, se desactivará cuando se llegue a las doce de la noche.