Actualizado
sábado, 24 febrero 2018
12:48
h
URGENTE

Jaén solo logra 321.197 toneladas de aceite

El Ministerio confirma una pobre cosecha que será muy cercana al aforo de la Junta
Ver comentarios
Jaén solo logra 321.197 toneladas de aceite
Jaén solo logra 321.197 toneladas de aceite

La catástrofe que auguró la Consejería de Agricultura en el Aforo Oficial de Aceite de Oliva de Andalucía va camino de confirmarse. La Agencia de Información y Control del Ministerio de Agricultura y Alimentación del Gobierno de España acaba de publicar las cifras de producción de zumo de aceituna en la provincia. Jaén solo ha cosechado 321.197 toneladas —hasta el 1 de febrero—, lo que constituye una cifra terriblemente escasa. Además, en unos meses en los que la grasa de aceituna se paga bien y podría ser un producto que trajera mucho dinero. Los datos que acaba de ofrecer el Gobierno de España —aún provisionales— son los más importantes del año, ya que sí que cuentan con una representatividad suficiente como para saber cómo es la cosecha que sigue llegando a las cooperativas y almazaras jiennenses.

Las 321.197 toneladas revelan una producción muy pobre. De hecho, el año pasado había 413.052 toneladas en esta misma fecha, pese a que la pasada campaña tampoco hubo aquí una cosecha abundante de aceite de oliva. Las 505.000 toneladas de zumo que se produjeron en Jaén se consideraron una producción media que quedó bastante lejos de los registros históricos, que ya superan las 700.000 toneladas.

Evolución. La recolección de la aceituna todavía no ha terminado en el “mar de olivos” jiennense. De hecho, solo hay que salir al campo para encontrar cuadrillas recogiendo el fruto. También se ven hileras de tractores camino de las almazaras cuando comienza a caer el sol. Sin embargo, quien albergue esperanzas de que la cifra de producción subirá considerablemente se equivoca. Las grandes fincas, que destacan por un procedimiento de recolección muy mecanizado, prácticamente han terminado y son las que más volumen de fruto manejan. Ahora queda la recolección más familiar, que hacen padres e hijos, hermanos y cuñados con la ayuda de algún jornalero o, incluso, sin apoyo alguno.

Por eso, las fábricas continuarán produciendo aceite durante este mes y, tal vez, en la primera quincena de marzo, pero no serán cantidades muy elevadas. Se nutrirán de los aportes de la aceituna más familiar, que son muy sudados y trabajados en el campo, pero bastante pequeños. España lleva producidas 1.043.596 toneladas de aceite de oliva. En esta cifra existe un dato relevante para el mercado, ya que, hace un año, llevaba 1.061.577. Prácticamente, es una cantidad bastante similar —un poco menos este año, pero casi insignificante—, lo que revela que la caída en la producción no es de España, sino que se trata de una circunstancia especial que sucede solo en Jaén. De hecho, el país tiene un volumen muy parecido de producto pese a que su principal zona oleícola —no hay que olvidar que esta provincia genera el 44% de la cosecha anual— cuente con una caída en el volumen de zumo de la aceituna cercana al 28,5%.

Precisamente, el Aforo Oficial de Aceite de Oliva de la Consejería de Agricultura estimó que Jaén contaría con 360.000 toneladas de producto. Si se tiene presente que, a 1 de febrero, hay 321.197, parece bastante evidente que se va a aproximar bastante. Hasta hace unas semanas, esto era una intuición. En cambio, desde ayer parece una clara constatación.

“Con estos datos, la cifra final de producción será muy similar a la aforada en la provincia, sabiendo de antemano que ya calculó una reducción importante de cosecha con respecto al año pasado, principalmente en Jaén, con cerca de un 30% menos de cosecha”, apunta Luis Carlos Valero, gerente y portavoz de Asaja-Jaén. Además, añade que es posible que España supere las expectativas y tenga más producción.

Por otro lado, UPA Andalucía afirma que existe una evolución bastante irregular en la provincia jiennense: “Pasará a la historia por ser una de las menos productivas de los últimos cinco años”. Por el momento, habrá que esperar porque aún queda faena en el campo, pero Jaén tendrá que pasar el año con poca cosecha debido a la falta de precipitaciones.