Actualizado
miércoles, 12 diciembre 2018
12:58
h
URGENTE

Europa exportará cada año un 3% más de aceite de oliva

La Comisión Europea cree que la demanda crecerá hasta, al menos, 2030
Ver comentarios
|
08/12/2018
  • PRODUCCIÓN. Aceitunas entran en la línea de producción de la Cooperativa Ciudad de Jaén.
    PRODUCCIÓN. Aceitunas entran en la línea de producción de la Cooperativa Ciudad de Jaén.

La Unión Europea considera que el aceite de oliva será uno de los productos estrella de su agricultura. Cree que su comercialización crecerá, ya que estima que desde ahora hasta dentro de 11 años —en 2030— la demanda fuera de Europa se incrementará, al menos, un 3%, lo que constituye una magnífica noticia para los productores, que han de lidiar con cosechas cada vez más grandes, por lo que si a ellas no va ligado un aumento del consumo sería un auténtico desastre porque se quedarían partidas sin vender y esto conllevaría un desplome de los precios.

No se trata de mirar el oráculo ni de coger la bola de cristal, sino de hacer una prospectiva sobre las previsiones del mercado, que son halagüeñas. Europa confía mucho en el aceite, pero avisa de que los gastos que conllevará producirlo se incrementarán porque los consumidores buscarán más valores añadidos, es decir, cuestiones vinculadas a la comercialización, a la calidad o al sello ambiental.

El informe. La demanda global de aceite de oliva producido en la Unión Europea aumentará una media del 3,3% anual entre 2018 y 2030, mientras que las exportaciones de vino comunitario mantendrán un crecimiento “constante” durante la próxima década gracias a las indicaciones geográficas y a los espumosos, según los cálculos de la Comisión Europea. Son dos de las conclusiones a las que llega un informe elaborado por el Ejecutivo comunitario sobre la evolución de la producción y el consumo de los productos agroalimentarios del bloque comunitario hasta 2030. El estudio tienen en cuenta las decisiones de los consumidores sobre todos los mercados y concluye, por ejemplo, que los productores se enfrentarán a mayores costes de producción porque sus clientes tomarán decisiones más informadas sobre los alimentos, su procedencia y su impacto en el medio ambiente.

Esto, sin embargo, también supondrá una oportunidad para que los agricultores y ganaderos europeos consigan diferenciar sus productos, sumando valor añadido al tiempo que reducen los efectos negativos de su actividad en el clima, afirma Bruselas en un comunicado. El informe también destaca que la producción europea de leche experimentará un aumento “modesto” del 0,8% anual hasta 2030, año en el que la UE podría satisfacer el 35% de la demanda global de productos lácteos.

Bruselas espera que las exportaciones europeas de estos productos crezcan en 330.000 toneladas equivalentes de leche al año, mientras que el mercado comunitario necesitará 900.000 toneladas adicionales para cubrir el incremento de la demanda de productos lácteos tradicionales, principalmente queso. Con respecto al sector hortofrutícola, el informe prevé una pequeña disminución en la producción de manzanas (de 12,7 millones de toneladas a 12,4 millones en 2030), al igual que en el caso de melocotones y nectarinas (hasta 4,1 y 4 millones, respectivamente). Lo mismo ocurrirá, según las estimaciones de Bruselas, con el tomate, cuya producción caerá levemente Bruselas estima que las campañas sobre salud y las preferencias de los consumidores provocarán una reducción del 5% en el consumo de azúcar.