Actualizado
martes, 25 septiembre 2018
20:40
h
URGENTE

Encaje de bolillos familiar para subir por la “cuesta” de septiembre

La Unión de Consumidores de Andalucía eleva el gasto medio a 737,5 euros
  • PREPARATIVOS. Marina, Álvaro y Pedro, con su padre Pedro y Jimena ordenan en el salón el material escolar que necesitarán en breve.
    PREPARATIVOS. Marina, Álvaro y Pedro, con su padre Pedro y Jimena ordenan en el salón el material escolar que necesitarán en breve.

En la casa de Pedro, Jimena, Álvaro y sus padres, Pedro y Marina, “la cosa comienza a ponerse seria”. A diez días de la vuelta al colegio, se recortan las horas de piscina, cumpleaños y cenas con los amigos y la normalidad y la rutina comienza a llenar espacios en la cocina. Los tres niños, Pedro, de 12; Jimena, de 9 y Álvaro, de 5, saben que tienen por delante el reto de cambiar de ciclo, al entrar el mayor ya en la Enseñanza Secundaria Obligatoria; Jimena afrontar el paso a quinto curso y, el pequeño, al dejar la Educación Infantil y adentrarse en Primaria. “Cambian de compañeros y profesores, es duro a sus edades y están nerviosos”, comenta la madre que, desde hace días, con el resto de la familia, repasa que todo este en orden para las nueve de la mañana del próximo 11 de septiembre, la hora H, del día D en muchas casas jiennenses. “La cuesta de septiembre es peor que la cuesta de enero”, reflexiona Marina, que recuerda que el regreso a las aulas, además de implicar cambios en la organización del día a día de la casa, supone un gasto extra para el matrimonio.

En el caso de estos niños, alumnos de Maristas-Santa María de la Capilla en Jaén, este año, por ejemplo, se impone el uso del uniforme, lo que supone unos 400 euros, al tener que usarlos los dos más pequeños de la casa, a lo que hay que añadir otros tantos de material escolar. Al tratarse de un centro concertado, la inversión ronda los 2.000 euros a lo largo del año. Lo que ocurre a estos jiennenses no es algo demasiado extraordinario, conforme a los datos que baraja la Unión de Consumidores de Andalucía (UCA-UCE). Este organización, mediante un sondeo a padres y madres, elabora un informe sobre previsión de gastos para el nuevo curso escolar en el que el desembolso de una familia andaluza será, como mínimo, de 390 euros en un colegio público y los 1.085 en un privado. La media, por lo tanto, es de 737,5 euros, con un incremento medio del 3,5%.

DE o a 3 años. Aunque la actividad vuelve a los colegios e institutos el día 11 de septiembre, las guarderías ya están abiertas a partir de hoy. Los padres que tienen a sus hijos en estos centros también saben lo que es gastar en la Educación Pública. Sin ningún tipo de bonificación, el precio de la mensualidad, más el comedor, es de 209 euros mensuales por ocho horas de atención al menor sin derecho a comedor y 278,8 euros si se incluye este servicio. Esta congelación de las plazas es criticada por la Coordinadora de Escuelas Infantiles (CEI-A), que también recoge el malestar de muchas familias a las que, con el cambio en el modelo de ayudas públicas, se les obligará a pagar el doble de lo que abonaban el año pasado.

En la capital jiennense, se ejecutan obras en una de las guarderías públicas, El Olivo, en el barrio de Santa Isabel, para la retirada del amianto del edificio, unos trabajos que pueden ver condicionado el comienzo del curso, previsto para hoy en esta y el resto de las escuelas infantiles de la provincia jiennense.

“Normalizar” tras las vacaciones de verano

Muchos padres tienen que reforzar su parte de psicológicos para ayudar a los pequeños de la casa a dejar de lado las vacaciones. “Están acostumbrados a acostarse a las doce de la noche y a estar todo el día en la calle y, poco a poco, hay que modificar este hábito para lograr que, cuando llegue el día del curso, se acuesten a las nueve de la noche”, explica Marina, madre, junto a Pedro, de tres hijos. Las complicaciones para la vuelta a la rutina se notan en todas las edades de escolarización obligatoria. De 0 a 3 años, solo hay que darse una vuelta hoy por la vuelta de alguna guardería para ver que no todos los bebés se toman bien estar alejados de sus padres, sobre todo, si es la primera vez que cruzan las puertas de una de las escuelas infantiles. Los propios profesionales del centro recomiendan que este cambio sea poco a poco.