Actualizado
martes, 21 mayo 2019
02:23
h
URGENTE

El Valle mantiene viva la lucha

Passo anuncia una nueva protesta, el 22 de mayo, ante el temor de que se pierda una inversión de 1,5 millones
Ver comentarios
|
16/05/2019
  • INDIGNADOS. José Ángel Gámez, Francisco Gutiérrez, Ángel Ibáñez y Román Barranco.
    INDIGNADOS. José Ángel Gámez, Francisco Gutiérrez, Ángel Ibáñez y Román Barranco.

Están convencidos de que se la van a jugar y, para tratar de evitarlo, la asociación de vecinos Passo, del Polígono de El Valle, otra vez, anuncia una manifestación contra el “ninguneo” que, como dicen, sufren por parte del máximo responsable municipal, el popular Javier Márquez. El mosqueo actual tiene su origen en noviembre de 2015, cuando El Valle fue declarado Área de Regeneración y Renovación Urbana (ARRU), lo que implicaba invertir en cinco de sus plazas. Sin embargo, cuando el proyecto iba a echar a andar, se constató que el nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), actualmente tumbado por la Justicia, esos espacios tenían carácter privativo. Los intentos de sentar en la mesa a la Administración local, para buscar una salida, fueron en vano, como denuncia el presidente de Passo, Francisco Gutiérrez. Pero, a pesar de este varapalo, sí había posibilidad de destinar fondos de la Unión Europea al Paseo Virgen del Rocío y zonas aledañas, en total, en torno a 1,5 millones y una obra que, además de dignificar el barrio, podría generar empleo a personas en paro, de las que hay muchísimas en El Valle. Este proyecto tiene que estar ejecutado antes del 31 de diciembre, pero no hay avance alguno, como denuncian, por la “lentitud y la desgana" con la que se tramita.

El proyecto se quedó listo, aseguran, en pleno cambio de Gobierno en la Junta. El delegado de Fomento saliente, José Manuel Higueras, les comunicó que, tras una primer reparo municipal a la intervención, los técnicos trabajaban para subsanarlo y que no hubiera problema alguno. El sustituto de Higueras, Jesús Estrella, del PP, tomó posesión del cargo, en virtud del acuerdo entre su partido y Cs para gobernar en Andalucía, pero, sobre la reforma en El Valle, nada se ha hecho. Passo le expresó por escrito la necesidad de afrontar este acuerdo e, incluso, le solicitaron una reunión, pero no tienen aún respuesta. El vicepresidente de la asociación, José Ignacio Gámez, cree que la poca diligencia en la gestión de estos fondos, de la que también culpa a los anteriores responsables de la Junta y, en general, a la falta de acuerdo entre los que están al frente de las administraciones, les puede llevar a quedarse sin el proyecto. Este es el motivo de que la protesta, prevista para el próximo 22 de mayo, también se vaya a desarrollar a las puertas de la Delegación de Fomento y Vivienda que, precisamente, está en el Polígono de El Valle. “Nos vamos a convertir en el barrio de las falsas promesas”, juzgó.

Esta acción de protesta es la continuación de la que ya secundaron, unos quinientos vecinos, el pasado 7 de marzo y, como explicó el presidente de la asociación vecinal, Francisco Gutiérrez, mantendrá, por incumplidas, las demandas que ya expresaron en aquella ocasión y también en la manifestación del 20 de septiembre de 2017. “Nos movilizamos por las mismas cosas de entonces, por la falta de soluciones al problema de los sectores y las plazas y por la falta de atención”, aseguró Gutiérrez que dejó claro que, si se hubieran atendido sus demandas, no habría protesta alguna. Con este planteamiento, para Passo es una mera coincidencia que la nueva movilización llegue a cuatro días de los próximos comicios municipales, previstos para el 26 de mayo. Ángel Ibáñez, secretario de la asociación, junto a Román Barranco, otros de sus miembros, recordó que el colectivo vecinal no hará campaña a favor de uno u otro candidato, y que, simplemente, defiende el interés de los vecinos. El vicepresidente de Passo, fue más lejos y aseguró: “La manifestación sí es política, porque es a favor de los habitantes del barrio, pero, para nada, es partidista. Creo que los que nos acusan deberían de mirarse en un espejo antes de hablar”.

ni poner un paso peatonal

El activo colectivo vecinal de El Valle, que en sus últimas protestas contó con el respaldo de La Unión, que representa también a los intereses de este barrio, lamenta que el Gobierno local ni siquiera les atienda para solicitar que se señalice un cruce que es peligroso o aspectos como la necesidad de mejorar el mantenimiento y la limpieza de las calles. En El Valle, feudo del PSOE, viven 10.000 personas.

tres años sin hablar con el alcalde

El presidente de Passo, Francisco Gutiérrez, se muestra sorprendido de que, en tres años, el alcalde, Javier Márquez, no haya tenido oportunidad de atender alguna de las solicitudes que se le hicieron llegar para mantener una entrevista en la que abordar problemas de interés para el barrio. No son los únicos, el Colegio de Arquitectos también lleva tiempo de espera, al igual que otros colectivos locales.