Actualizado
miércoles, 26 septiembre 2018
08:43
h
URGENTE

El orgullo de una provincia

El Jaén Paraíso Interior FS se queda en la orilla y pierde en una dramática prórroga con el Barcelona

Nunca se rinden ni cuando el marcador es desfavorable ni se impresionan por la pasarelas de estrellas del rival. Son un conjunto de gladiadores que compiten contra equipos y clubes de dimensión mundial. La Copa del Rey viajó para la Ciudad Condal, pero los lagartos amarillos se dejaron el alma para lograr otra copa, en este caso la del Rey. Fue un partido que se resolvió en la prórroga después de una lucha de dos colosos en Cáceres. Jaén y su provincia debe estar orgullosa de este equipo, que ha entrado en la historia con una serie de éxitos ante conjuntos con un extraordinario potencial y unos recursos económicos de los que no dispone el Jaén Paraíso Interior. Pero este conjunto tiene un ADN y un gen especial. Sabe competir al límite de sus fuerzas. Es duro perder una final, porque no se sabe cuándo llegará otra ocasión, pero este equipo perdió de pie. No se le puede exigir a la escuadra de Daniel Rodríguez por el esfuerzo realizado durante los 48 minutos. La baja, a última hora de Daniel Giasson, motivó que hubiera menos rotaciones, sobre todos en las labores defensivas. El Jaén Paraíso lo pasó mal en los primeros diez minutos. En Cáceres, tierra de conquistadores, la escuadra que dirige Daniel Rodríguez se encontró a un Barcelona que salió a resolver por la vía rápida. Ferrao y Aicardo pusieron a Dídac Plana con dos potentes lanzamientos. En el tercer intento, Ferrao se fabricó un gol de estrella en un palmo de terreno. En el mismo minuto, Esquerdinha puso el dos a cero, pero no se terminó el partido, porque este conjunto le pone el alma en cada acción y sabe convivir con la presión. Igualó un tres a uno con los tantos de Burrito, Alan Brandi y Dani Martín. Cáceres, teñida de amarillo, se cayó literalmente con el empate al descanso. En el segundo tiempo emergió el poder amarillo. Tuvo más el balón y empezó a generar ocasiones, salvadas por dos postes, de Carlitos y Chino, y por las paradas de Paco Sedano, aunque Dídac también fue sometido por Ferrao, al que Boyis hizo un gran marcaje, Dyego, y Sergio Lozano. Los lagartos amarillos merecieron más, pero forzaron la prórroga de forma estoica al límite del esfuerzo humano. En el tiempo extra buscaron el gol, pero la final fue para el Barcelona con un tanto de Aicardo, que terminó con una sequía de cuatro años títulos de los culés. La celebración fue especial para un conjunto que domina el palmarés con cinco entorchados, después del póquer de las cuatro primeras ediciones. El Jaén Paraíso Interior, animado por una maravillosa afición, se quedó en la orilla, aunque este subcampeonato es un éxito por la forma en el que llegó, después de dejar en el camino al UMA Antequera de Málaga (2-6), el Gran Canaria (2-6), el Naturpellet de Segovia (6-1) y el Ríos Renovables de Zaragoza (0-1 y 7-6). El sueño se esfumó y ahora habrá que recuperarse para afrontar un duro play off ante el Magna Navarra. El poso de esta final es positivo. Jaén conquistó Cáceres con una marea que fue un tsunami de apoyo y sensaciones durante todo el día. Se marcharon orgullosos del trabajo realizado durante una jornada histórica por la imagen que se ofreció fuera y dentro de la pista. Enhorabuena.