Actualizado
martes, 13 noviembre 2018
17:46
h
URGENTE

Hace unos días, el presidente de la Diputación Provincial, Francisco Reyes, en una conversación distendida con los periodistas —después de explicar cómo iba a ser la presencia de Jaén en la Feria Internacional de Turismo (Fitur) de Madrid— reconocía que el proyecto ferroviario más importante para la provincia, paradójicamente, está fuera de ella. Se refería a la línea Algeciras-Bobadilla, que es clave para abrir un corredor de mercancías que atravesaría la provincia para llevar contenedores al Puerto de Algeciras.

Por un lado, valdría para poner en marcha, otra vez, la línea Linares-Baeza-Moreda, que hace 1.015 días, que no ve un tren de pasajeros por allí —tras la supresión de los enlaces con Granada—. Sin embargo, lo más importante radicaría en que daría alas a las expectativas de la provincia —recogidas en el propio Plan Estratégico— para poner en marcha un gran nudo logístico intermodal, es decir, con la presencia de trenes y camiones entre Linares, Bailén y Andújar. De hecho, la propia Junta de Andalucía tiene proyectados tres centros logísticos en estos municipios, en los que el Puerto Seco de Linares-Baeza se muestra como el gran estandarte.

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, anunció —hace unos días— que las obras de la plataforma entre Algeciras y Bobadilla acabarán en 2020, aunque habrá que esperar un año más para que se coloque la electrificación. Conlleva una inversión de 350 millones para modernizar el trazado con un tercer carril para trenes de ancho internacional. Por primera vez, se pone fecha y se marchan los objetivos para este proyecto estratégico para la provincia jiennense, pese a que discurre por las de Málaga y Cádiz. Para las expectativas jiennenses, no hay duda de que supone una demora, aunque ya existe un plazo establecido. De hecho, el Gobierno andaluz supedita la construcción de los centros logísticos a que esté en marcha el corredor, ya que, sin él, no valdrían para nada. Precisamente, el vicepresidente del Gobierno andaluz, Manuel Jiménez Barrios, vinculó las inversiones de la Junta a que el trazado estuviera concluido para que circularan los trenes.

las obras. Precisamente, la renovación de este trazado para que llegue al Puerto de Algeciras y así hacer posible el Puerto Seco de Linares y las áreas logísticas de Andújar y Bailén están en marcha. De hecho, en junio, Adif autorizó la continuación de las labores de renovación de la vía entre Almoraima y Algeciras. Lo hizo después de ratificar la modificación de dos contratos sobre un trazado de alrededor de 20 kilómetros y que incluyen el área logística San Roque Mercancías. La idea es que concluyan durante este mismo año. Por otro lado, en octubre se adjudicó la mejora de las vías de apartado en la estación de Castellar de la Frontera, que tienen capacidad para albergar trenes de mercancías de hasta 750 metros. Asimismo, también se encuentra en marcha la implantación del sistema de control de tráfico CTC, que se activará en una extensión de 106 kilómetros.

Una vez que esté terminado el tramo hasta Bobadilla, el corredor ferroviario jiennense podría contar con una importante utilidad. Si la alta capacidad de viajeros fluye por la vía AVE desde Madrid por Ciudad Real hasta llegar a Córdoba y, desde allí, con dos ramales: uno a Sevilla y otro a Málaga —este último se conecta en Bobadilla (Antequera) con el trazado que está en construcción hasta Granada—, la provincia jiennense podría aprovechar su trazado, sin duda mucho más obsoleto, para el flujo de mercancías. Es cierto que la Unión Europea y el grupo de presión de empresarios valencianos y catalanes han sido determinantes para que la prioridad absoluta sea el Corredor Mediterráneo, que fluye por la costa y los grandes puertos: Algeciras, Almería, Valencia (la estrella) y Barcelona, pero Jaén podría ser un nudo interesante para muchos contenedores que tienen que llegar hasta la capital de España.

Anticuadas. No obstante, a la hora de poner en marcha el corredor ferroviario desde la provincia no todo será “coser y cantar”. Si los trenes pasan por el trazado que va desde Linares-Baeza a Moreda para coger la vía a Granada y tomar Málaga hasta Algeciras surge el problema de la tracción. Las vías que van desde Linares-Baeza hasta Granada necesitan locomotoras diesel, ya que ese tramo no se encuentra electrificado. En cambio, muchos tramos hasta el Puerto de Algeciras sí que lo están. Por eso, si se pusiera en marcha el Puerto Seco de Linares, por ejemplo, las locomotoras eléctricas no podrían ir por Moreda, sino tendrían que buscar el trazado a Córdoba para buscar la Bobadilla. Hasta ahí está la vía electrificada, aunque el Gobierno asegura que llegará hasta Algeciras en 2021.