Actualizado
lunes, 24 septiembre 2018
20:54
h
URGENTE

El equipo de Gobierno tiene hoy reunión de coordinación, presidida por el alcalde, Javier Márquez, y en la que se abordará el plan de peatonalización del centro histórico y comercial de la ciudad. El concejal de Seguridad Ciudadana, Tráfico y Transportes, Juan Carlos Ruiz, brazo político ejecutor de las medidas que conlleva este proyecto, tiene previsto dar explicaciones ante los medios de comunicación sobre lo ya hecho con el objetivo de retirar coches del centro y lo que queda aún. Mientras tanto, en la manzana más codiciada de la capital de la provincia, se multiplican las señales de tráfico y se suceden las obras. La tan traída y llevada peatonalización, de la que se habla con fuerza desde principios de año, ya se traduce en acciones concretas; un cronograma que comenzó el día 5 de noviembre y, en una primera etapa, concluye el próximo domingo 26, con el cambio de sentido de Vicente Montuno, Rastro y Los Álamos. Pero queda más por delante, porque después de reducir a la mínima expresión la circulación de vehículos por el centro, el objetivo es intervenir en la joya de la corona, la Plaza de Santa María, el suelo que pisa la Catedral que se quiere que entre en la exclusiva lista de bienes Patrimonio de la Humanidad.

El concejal Juan Carlos Ruiz insiste en que, cuando el plan de peatonalización llegue a su tercera fase, solo circularán por delante de la seo un microbús, el de la línea 11, que conecta el sur con el centro. Además de este vehículo de transporte colectivo, solo los turismos autorizados, es decir, los que tienen plaza en las cocheras de la zona (la más grande es la que ocupa los bajos del Palacio Episcopal) y alguna excepción más. Este paso “testimonial” de tráfico rodado dará pie a las necesarias obras de reparación en la Plaza de Santa María, transformada tras unas obras en 2010 y con un mantenimiento “testimonial” desde entonces. Sin peatonalizar, según el razonamiento del actual equipo de Gobierno, obras en esta zona son “tirar el dinero”.

La señorial calle Bernabé Soriano queda solo para peatones, exclusivamente, sostiene el responsable de Tráfico. No será exactamente así, porque hay unos cincuenta metros, entre el cruce con Joaquín Tenorio y Ramón y Cajal y Álamos, por lo que sí circularán los coches y el autobús 11. Este tramo de vía, justo delante de la Diputación Provincial, servirá para que haya por donde llegar al aparcamiento subterráneo del mercado de San Francisco y las cocheras. El transporte urbano, al llegar a Ramón y Cajal, se desviará hacia Muñoz Garnica para salir a la Plaza de San Ildefonso y, de esta forma, no pasar por delante del antiguo Cine Cervantes, que, actualmente, ocupa una concurrida pizzería. Queda así para los viandantes la parte de La Carrera en la que más tiendas, bares y cafeterías hay abiertas al público. Los planes municipales no son vistos con buenos ojos por la asociación de comerciantes.

En el nuevo circuito propuesto por el Ayuntamiento, la calle Vicente Montuno Morente, es decir, la que todavía hoy sirve para ir desde Adarves Bajos a San Ildefonso, cambiará de sentido. No se subirá, sino que será cuesta abajo, algo que ya ocurría antes, como recuerdan los vecinos de la zona. El concejal de Mantenimiento Urbano y Medio Ambiente, Juan José Jódar, visitó ayer los badenes colocados al efecto para disuadir a aquellos conductores que piensen “volar” en esta pronunciada pendiente. Junto a estos elementos disuasorios, se estrenan otros por el estilo en Manuel Jontoya y Egido de Alcantarilla.

Al limitarse la circulación con el coche particular entre Joaquín Tenorio y la Plaza de la Constitución, la calle Ignacio Figueroa, es decir, entre el comienzo de Bernabé Soriano y San Ildefonso, prácticamente, también se convertirá en peatonal. Su uso, dice el concejal de Seguridad Ciudadana, Tráfico y Transportes, solo estará permitido para los conductores de taxi y el transporte urbano colectivo, eso sí, siempre en microbús.

Mientras la rehabilitación en la Plaza de Santa María, por el momento, es solo un deseo, las de Deán Mazas y El Pósito ya tienen dinero y fecha. Está previsto que comiencen en los primeros meses del inminente 2018 y ya hay consignada para esta intervención una partida de 460.000 euros, más del doble de lo previsto en un principio. La partida sale de los Planes Provinciales de la Diputación, de los que el Ayuntamiento de Jaén puede beneficiarse, al igual que los otros 96 municipios. Hay más proyectos clave, demandados por vecinos y colectivos, sin presupuesto ni fecha, como la reforma del aparcamiento de San Francisco y la construcción de otros. Los 15 millones de euros a los que aspira el Ayuntamiento, dentro de un programa de desarrollo urbano de la Unión Europea, pueden, si llegan finalmente, aclarar muchas dudas sobre estos proyectos.

El centro sin coches dará alas al arreglo de la Plaza de Santa María
El centro sin coches dará alas al arreglo de la Plaza de Santa María
no se puede “tirar el dinero” en obras
sin humos delante del antiguo cine cervantes
cuesta abajo, pero sin poder correr mucho
ignacio figueroa, para los taxis y microbuses
arreglo profundo en deán mazas y el pósito