Actualizado
domingo, 18 noviembre 2018
17:40
h
URGENTE

El Ayuntamiento le devuelve el tranvía a la Junta para salvarlo

Jaén y Sevilla reescribirán el convenio del tren ligero para que sea metropolitano

Con veinte minutos de retraso, o siete años más tarde, según como se mire, la sala de prensa del Ayuntamiento, abarrotada de periodistas, acogió un acto en el que se escenificó, por fin, el compromiso entre administraciones necesario para rentabilizar el tranvía de Jaén, en cocheras desde que, el 19 de mayo de 2011, tras la denuncia interpuesta por la empresa concesionaria del servicio de autobuses que obligó a suspender las pruebas gratuitas con viajeros. “Hoy es un buen día para la ciudad. El entendimiento y la lealtad institucional ayudan a desatrancar un problema, después de mucho trabajo que no ha salido a la luz pública. El resultado final es positivo para Andalucía, para la provincia y para Jaén”, reflexionó el alcalde, el popular Javier Márquez, que, sonriente, fue el primero en encontrarse con los fotógrafos. Le secundaron Francisco Reyes, presidente de la Diputación y Felipe López, consejero de Fomento y Vivienda. Este trío de políticos, sin firmar ni un papel, al menos ante los medios de comunicación, selló el pacto que salva el tren ligero. ¿Como se hará? “Lo ponemos a disposición de la junta para que ellos lo liciten”, resumió Márquez. Ello implica que el sistema tranviario, entregado al Ayuntamiento, en abril de 2011, tras una inversión de la Administración autonómica de 120 millones de euros, pasa, de nuevo a manos de la Junta. El medio de transporte ya no es urbano, sino de interés metropolitano, lo que el Partido Popular reclama desde hace años y que, finalmente, autorizó la presidenta Susana Díaz en marzo. El socialista Francisco Reyes aportó una clave para dar a entender la razón de por qué este paso se da ahora y no antes. “Hay un alcalde que dijo que sí estaba dispuesto a montarse en el tranvía”, argumentó, en la única alusión, indirecta, al antecesor de Márquez, José Enrique Fernández de Moya. Y es que este, último, aunque protagonizó intentos por poner en marcha el tren ligero durante su mandato, entre 2011 y 2015, ciertamente, nunca ocultó que este medio de transporte no le gusta.

El cambio de modelo, en cualquier caso, se formalizará después de que el Gobierno local, con el aval de un acuerdo de la Corporación municipal, lo solicite al Ejecutivo regional. Este paso se dará, como mucho, en dos semanas, con la celebración del pleno ordinario que, como siempre, está previsto para el último viernes de cada mes. No obstante, se puede adelantar este trámite, con una sesión extraordinaria, tal y como dejó caer el máximo responsable municipal. La Junta de Andalucía aceptará esta petición con un acuerdo del Consejo de Gobierno, que se reúne todos los martes, y, de esta forma, se reescribirá el convenio entre las dos administraciones. El principal cambio, que es el fundamental, es que Sevilla paga el 75% del coste de explotación del sistema tranviario, como ya ocurre, por ejemplo, en Granada o Málaga, y de las arcas municipales jiennenses sale solo el 25% del coste del déficit. A cambió, eso sí, la Consejería de Fomento, a través de la Agencia de Obra Pública, se queda, de nuevo, con todo el sistema tranviario. En cuanto al papel de la Diputación se circunscribe al patrocinio, al poner sobre la mesa una suma que ronda al 20% del déficit estimado de explotación, que se estima en 1,5 millones.

“La Junta asume la responsabilidad de llevar a cabo la explotación y vamos a tratar de ser lo más ágiles posibles en el proceso”, aclaró Felipe López que no se atrevió a dar plazos concretos sobre cuándo echará a andar este transporte, a pesar de que, en otras ocasiones, había dado como fecha aproximada el último trimestre del año. Este momento será más fácil de precisar, adelantó cuando salga a licitación la puesta en marcha del tranvía, algo en lo que, como apuntó, ya se trabaja, pero que, como mínimo necesita unos tres meses.

Después, una vez que llegue la fase de adjudicación, la empresa tiene que poner a punto los equipos móviles y la infraestructuras del trazado, que se extiende a lo largo de 4,7 kilómetros, lo que supondrá un desembolso aproximado de 2,1 millones de euros para la empresa, aunque se barajó la posibilidad de que total, o en parte, esta suma saliera de la Administración autonómica. Lo siguiente son las pruebas y, por último, la explotación comercial de esta línea, que se extiende entre Vaciacostales y Roldán y Marín, de norte a sur de la ciudad. El consejero, que sobre el personal formado para ser conductor hace siete años, dejó claro que se contratará por concurso público, ni siquiera planteó la posibilidad de que no haya firmas interesadas en el tranvía, aunque la ley andaluza contempla la explotación directa. También se mostró convencido de que los plazos serán más ágiles que los del metropolitano de Granada, que se puso en marcha en septiembre. “El proceso tiene unos tiempos, requisitos y exigencias que se han de seguir para que todo se haga con las plenas garantías legales para este tipo de contrataciones”, razonó López, convencido de que, al fijar un precio de 0,82 euros para el billete, se establece una “tarifa asequible para persuadir al ciudadano”. Felipe López, eso sí, no ocultó que la ciudad “necesitará su tiempo” para readaptarse al nuevo vecino, que, por ejemplo, implicará desterrar la costumbre de aparcar en las vías abandonadas, pero es optimista. El alcalde, Javier Márquez, por si acaso, hizo hincapié en la necesidad “obvia” de que no se solape el sistema tranviario con el resto del transporte urbano, como sí ocurrió en la fase de pruebas.

la corbata de alfonso. El momento de lealtad entre administraciones vivido en el palacio municipal recordó al que desbloqueó la apertura del Museo Íbero, el 11 de julio de 2017, y a Felipe López le retrotrajo a una reunión con el exalcalde popular, Alfonso Sánchez Herrera, que, en la década de los 90 del siglo pasado, cuando López era un joven presidente de la Diputación, permitió construir el recinto ferial de la capital, bautizado en honor del que fuera regidor. Aquel día Sánchez le regaló a López una corbata que llevaba puesta ayer. Con esta anécdota, el consejero dejó claro lo que, para él, tiene que ser la política, “buscar un punto que sea aceptable para todos”, siempre, juzgó, en aras de trabajar por los ciudadanos.

El actual presidente de la Diputación, convencido de que si a la capital le va bien a la provincia le va bien, explicó que, para llegar a la situación de entendimiento, conminados por el mandato de la presidenta regional, se organizaron “reuniones discretas, que no secretas”. “En la primera pagué yo el café, en la segunda fue el alcalde y hoy (por ayer), con la hora que es, le va a tocar Felipe las cañas”, bromeó, convencido de que esta es la línea de trabajo que hay que mantener en el futuro. “Hoy es el tranvía y, próximamente, será el palacio de deportes”, anunció el secretario general del PSOE en la provincia que, en su condición de presidente de la Diputación, no suscribirá acuerdo alguno para la puesta en marcha del tranvía en esta primera fase. No será, previsiblemente, hasta que esté en fase de explotación, cuando la institución que dirige entrará en escena, como anunciante del nuevo medio de transporte, por medio de la marca “Jaén, paraíso interior”.

Javier Márquez, por su parte, cerró, con el deseado pacto por el tranvía su particular “semana fantástica” como alcalde, que comenzó, el lunes, con la concesión de 15 millones de euros para el Ayuntamiento, en el marco de la estrategia europea Desarrollo Urbano Sostenible Integrado, y defendió la necesidad de evitar poner obstáculos al futuro del tren ligero. Con ese afán, precisó que la liquidación del sobrecoste detectado en los pagos municipales a la Junta por la financiación del sistema quedará para después, en el marco del nuevo convenio. “Hay personas que dejaron a un lado los intereses partidistas para favorecer a la ciudad. Doy las gracias al consejero, al presidente de la Diputación, a mi líder regional, Juan Manuel Moreno Bonilla y también saludo a Juan Marín y Raquel Morales (de Ciudadanos), que han ayudado para que se ponga en marcha”, apostilló, para quitarse mérito, el alcalde.

claves

convoyes . Está previsto el uso de todas las unidades tranviarias, que son 4, con una en reserva que se usará si es preciso. Si la demanda lo aconseja, se adquirirán nuevas unidades.

usuarios. La estimación es que el número de viajeros sea de 1,5 millones, conforme al uso de otros metropolitanos ya en marcha.

déficit. Todavía es una estimación, pero está en torno a 1,5 millones de euros, de los que la Junta pone el 75%.