Actualizado
domingo, 26 mayo 2019
10:30
h
URGENTE

El arte y la tradición del esquileo de la oveja segureña

Santiago-Pontones organiza una exhibición para mostrar este oficio
Ver comentarios
|
17/03/2019

Todo un corro de personas se concrentró en la zona exterior al recinto de la Ifeja para observar una de las técnicas más tradicionales de esquilado de oveja que se conservan en la provincia. Tijera en mano, Marcos Sacón Ruiz mostró sus mejores técnicas para librar a los ovinos de su lana. En total, fueron cuatro animales los que, bajo un luminoso sol, fueron esquilados con tijera y maquinilla por este hombre de Santiago-Pontones que lleva desde que tenía 18 en el oficio. “Esta es una tradición que pasa de padres e hijos, aunque es un oficio que probablemente se está perdiendo”, comenta y se lamenta de que sus hijas y yernos no se hayan interesado por seguir sus pasos.

Marcos Sacón ya esta jubilado y asegura que ya no quiere trabajar más, a excepciones como esta. Eso sí, en todos los años que dedicó a este oficio apunta que cada temporada pudo esquilar, junto a sus dos hermanos, entre 13.000 y 15.000 ovejas. “En mis primeros años no esquilaba tantas, porque se hacía a tijera, pero luego hacía más cuando llegaron las máquinas”, confiesa. Sobre el método más tradicional, el de tijera, asevera que es el más antiguo que hay que no que lo sabe hacer todo el mundo: “El peine, a las malas, se puede manejar, pero la tijera es más complicado”. Como truco, indica que lo mejor es pegar el peine a la piel de la oveja, estirar todas las arrugas (“porque si coge una se la lleva por delante”) y pulso. Mucho pulso. Porque según dice entre risas: “No es fácil agarrar bien a un animal cuando se está esquilando, pero a fuerzas mayores se tiene que estar quieta”,

Acompañando a este esquilador tradicional estuvieron Domingo García, ganadero ovino que sigue la tradición de su familia en Santiago-Pontones, y Pascual González, alcalde del municipio. Ambos coincidieron en la importancia que tiene este sector en la economía de la población jiennense, aunque García se lamentó de que la ganadería extensiva “esté en peligro”.