Actualizado
lunes, 24 septiembre 2018
20:54
h
URGENTE

Abanderados que representan la excelencia de esta tierra

Distinción de la Junta a personas y entidades que son estandartes del progreso

Representan lo que queremos ser. Destacan por su vocación, su buen trabajo, su talento, su compromiso social y su generosidad. Son los que sobresalen, los que brillan, los que destacan. Personifican nuestros estandartes, los que se lucen con orgullo, los que se respetan, se protegen, se siguen y se enarbolan con satisfacción. Son nuestros abanderados, los que enseñan el futuro a una sociedad que quiere mejorar. La Junta mostró a la sociedad de Jaén el buen hacer de trece personalidades, colectivos y entidades que han destacado por su contribución al progreso de la provincia. El acto institucional con motivo del 28 de febrero reconoció los méritos de aquellos que aportan su labor para hacer una Andalucía mejor. “Sois los referentes de nuestra sociedad. Un espejo para seguir avanzando en el futuro en la construcción de un y horizonte de prosperidad para esta tierra”, señaló el consejero de Fomento, Felipe López, que presidió el acto institucional en el Aula Magna de la Universidad de Jaén: “Reconocemos hoy mujeres y hombres, colectivos y entidades, cuya ilusión consiste en avanzar cada día un poco más”, remarcó la delegada del Gobierno andaluz, Ana Cobo, que fue la encargada de pronunciar el discurso de bienvenida.

Los nuevos abanderados de esta tierra son una inspiración y dan testimonio de la importancia del esfuerzo para culminar cualquier acción. Como siempre, las distinciones que entrega la Junta cada 28 de febrero buscan reconocer la valía de aquellas personas y colectivos que son un ejemplo en la provincia por su trayectoria y actividad desde ámbitos tan diversos como la salud, la agricultura, el mundo de la empresa, la cultura, la educación, el bienestar social o el medio ambiente.

La primera que tuvo la bandera de Andalucía en sus manos fue Pilar Palazón, una “diosa íbera” de nuestro tiempo. El miércoles, recibirá también la Medalla de Oro de la comunidad: “Lo que he hecho siempre ha sido luchar por la cultura. Hacer de la reivindicación mi filosofía de vida”, dijo de ella misma. Y añadió: “Por eso, pido que se impulse el proyecto para nuestro Museo de Arte Íbero tenga cuanto antes su musealización permanente”.

También fue sonoro y cerrado el aplauso que se llevaron los guardias civiles del Equipo de Mujer y Menor de la Comandancia de Jaén, que fueron distinguidos por su calidad en el trato a las víctimas de la violencia de género. El subteniente Alfonso Lomas, que recogió la bandera en nombre de sus compañeros, insistió en la necesidad de que toda la sociedad se conciencie para erradicar, por fin, esta lacra.

La Junta distinguió también a aquellos protagonistas que representan la libertad creadora, el amor al conocimiento, al arte y la cultura. El Festival de Música y Danza de Úbeda, que cumple 30 años, es uno de los mejores ejemplos: “Llegamos hasta aquí porque tenemos un público instruido, culto, formado y exigente. Brindo por otros 30 años más”, dijo su director, Diego Martínez.

También es símbolo de la excelencia educativa el IES San Juan Huarte de Linares, un ejemplo de tradición y modernidad que imprime su propio sello a los alumnos para asemejarse a una “universidad en pequeño”. “Solo puedo mostrar mi máxima satisfacción y orgullo en nombre de toda la comunidad del centro”, señaló Francisco Hernández, el director.

Todavía tienen muchos conciertos que ofrecer los componentes del grupo “Apache”, tal y como recordó su vocalista, Luismi Peláez, en el discurso de agradecimiento. La Junta les entregó una Bandera de Andalucía por su defensa de la música en las últimas cuatro décadas.

Como no podía ser de otra manera en esta tierra, en el escenario del Aula Magna tuvo un sitio destacado el olivar y el aceite de oliva. Dos de las mayores expertas en la materia, Anuncia Carpio y Brígida Jiménez, destacaron la importancia de trabajar por el campo y la agricultura como motor económico de futuro. Una idea en la que también hizo hincapié Isabel López Infante, la directora de la Escuela de Pastores: “Trabajamos por conseguir el relevo que tanto necesitamos”, explicó.

Ejemplos de ese trabajo generación tras generación y del mimo a los recursos naturales son también los hermanos Rosa y Francisco Vañó. Ellos lideran una firma internacional que comercializa los mejores aceites de oliva virgen extra del mundo. “Este reconocimiento es un acicate para seguir amando más a nuestros olivos, para seguir innovando, desarrollando y creando más empleo”, aseguró el responsable de esta empresa familiar cuya esencia es conservar la tradición, pero también conseguir la excelencia a través de la creatividad y la investigación. Esa misma apuesta por la modernización y el espíritu emprendedor ha permitido progresar a los hermanos Ángel y Celedonio Noguera Martínez. Fundaron un pequeño negocio familiar en Pozo Alcón que, veinte años después, es una referencia en el mundo de las energías renovables, con más de 250 empleados y con presencia países de todo el mundo.

La Junta reconoció, igualmente, la implicación social del Colegio Oficial de Farmacéuticos y del Colegio Oficial de Enfermería, dos instituciones centenarias, que son ejemplo de trabajo bien hecho. Completan la nómina de ilustres de este año el Club Bádmiton Arjonilla, ejemplo del trabajo de cantera para llegar a la élite; y el Grupo de Espeleología de Villacarrillo, por su dedicación por conservar el medioambiente y divulgar la riqueza de nuestro medio natural.